• Hasta la propia prensa argentina reconoce que la muy progresista Cristina Fernández ha concedido a los yanquis lo que negó a la petrolera que preside Antonio Brufau, y por lo que expropió YPF.
  • El diario 'La Nación' recoge críticas de los especialistas del sector por el hecho de que la norma esté hecha "a la medida de Chevron". 
  • Y según Clarín, "se está allanando el camino para que no parezca tan grotesco el acuerdo que se va a hacer con Chevron que es una empresa que nunca cumplió los objetivos prometidos".
El Gobierno argentino de la presidenta Cristina Fernández ha decretado este lunes un nuevo régimen fiscal para los inversores extranjeros en petróleo y gas. Las empresas que hayan invertido al menos 780 millones de euros gozarán de un importante beneficio tributario: exportarán el 20% de petróleo y gas sin pagar impuestos. Y se llevarán el dinero de esas ventas a su país de origen.

¿A quién va a beneficiar ese decreto A la estadounidense Chevron Corporation, que va a desembolsar unos 1.170 millones de euros en Argentina. Según los analistas, se trata de un "traje a medida" en beneficio del holding estadounidense, publica El Mundo.

El Gobierno de Fernández ha explicado que su objetivo prioritario es "lograr el autoabastecimiento" de hidrocarburos y la promoción de "inversiones directas nacionales y extranjeras". Si es así, ¿por qué entonces expropió YPF a la española Repsol y ahora favorece a la yanqui Chevron

Misterios kirchneristas que la prensa argentina explica como un intento de "salir del atolladero energético" de un gobierno que "acude a recetas que antes había criticado", dice La Nación. Para este periódico, a Fernández "le bastaron 20 artículos del decreto 929, publicado ayer en el Boletín Oficial, para dar un golpe de timón a la política de hidrocarburos que aplicó el kirchnerismo desde 2003". Pero también muestra las críticas de los "especialistas del sector" por el hecho de que la norma esté hecha "a la medida de Chevron".  

Por su parte, Clarín recoge las opiniones de expertos que hicieron un diagnóstico casi unánime: "El decreto está hecho a la medida de Chevron e YPF". "La estadounidense tiene la garantía oficial de que podrá llevarse la plata del país, algo que el Gobierno impide en el resto de las empresas". "Pero sobre todo beneficia a YPF". Según Clarín, "se está allanando el camino para que no parezca tan grotesco el acuerdo que se va a hacer con Chevron que es una empresa que nunca cumplió los objetivos prometidos". Este periódico recoge también una supuesta declaración hecha desde la española Repsol, según la cual, el acuerdo entre YPF y Chevron es una "cortina de humo". "Según los españoles, el Gobierno argentino los echó para reemplazarlos por Chevron".

José Ángel Gutiérrez
[email protected]