• El banco es el verdadero agente del Gobierno para mantener a Cebrián ideológicamente al mando.
  • La teleco que preside Álvarez-Pallete reduce su participación en la editora desde el 11,5% al 9,44%.
  • Y persiste en no querer vendérsela a César Alierta.

Telefónica huye de PRISA. No se trata de ninguna operación corporativa clave, ¡no se equivoquen!, sólo es la consecuencia de no haber acudido a la última ampliación de capital. Y es que la teleco no quiere nada con Juan Luis Cebrián. Resulta extraño pero le consideran un tanto pagado de sí mismo. De esta forma, da vía libre al Santander. El banco que dirige Ana Botín es el verdadero agente del Gobierno para mantener a Cebrián ideológicamente al mando, a pesar de que antes de la ampliación de capital sólo poseía el 4,8% de PRISA. La teleco que preside José María Álvarez-Pallete ha reducido su participación en el grupo mediático del 11,5% (porcentaje recogido en el folleto de la ampliación de capital) al 9,44%. Al mismo tiempo, persiste en no querer vendérsela a César Alierta, quien tiene ambiciosos planes de fusiones para derrocar a Cebrián. Claro que el empresario aragonés olvida que el progre de Janli no está solo sino que tiene el apoyo del Gobierno, sobre todo, de la vice Soraya Sáenz de Santamaría. Cristina Martín [email protected]