• Por tanto, ya no tiene urgencia en comprar el 56% de Sogecable.
  • Eso sí, Luis Miguel Gilpérez quiere todos los derechos -también ficción- de Canal Plus, para Movistar TV.
  • Y Google niega que esté interesado.
  • Los clubes piden 750 millones de euros por temporada por la liga BBVA durante 3 años. British Telecom ha comprado la Liga inglesa por 1.000 millones de libras.
  • Los clubes españoles piden 750 millones y el Gobierno Rajoy amenaza con imponer que todos los clubes cobren lo mismo por competiciones nacionales (modelo británico).

Telefónica se planea hacerse con los derechos de retrasmisión de las competiciones nacionales de fútbol. Derechos que vencen con la actual competición nacional de liga y que se pretenden renovar para tres temporadas. Hasta ahora, esos derechos se los repartían Mediapro y Canal . Hablamos de la liga BBVA y resulta que la Liga Profesional de Clubes pide 750 millones de euros por temporada. Como referencia, la reciente adquisición de los derechos de la Liga inglesa por parte de British Telecom: 1.000 millones de euros.

Digamos que el planteamiento de Telefónica es sencillo: ¿para qué seguir realquilando derechos para su Movistar TV (antiguo Imagenio) cuando puede tenerlos ella para sí misma y para realquilarlos a terceros

Además, Sogecable comenzó pidiendo 1.200 millones de euros por Sogecable mientras que Telefónica -ahora las negociaciones están paradas y sólo hablan Juan Luis Cebrián y César Alierta- sólo ofrecía 600.

Ahora bien, si Telefónica se decide por ir a por los derechos del fútbol y no comprar Sogecable el problema sería para PRISA, ahogada por la deuda. Antes de junio, los bancos acreedores -dirigidos por Santander HSBC, Caixabank y Bankia- quieren que PRISA venda el 18% de Cuatro, Sogecable o Santillana. No olviden que, si no lo hace, Santander y Caixabank tendrían que  capitalizar deuda y convertirse en accionistas de PRISA, lo que no les hace mucha gracia.

En paralelo, el presidente de Telefónica de España, Luis Miguel Gilpérez, sí quiere todos los derechos, no sólo de los de fútbol sino también series y películas, de Sogecable. Para Movistar TV, claro está, clave en su discutida estrategia de Movistar Fusión para ofrecer todo en un sólo precio: fijo-internet, móvil y TV.

Así que la subasta de la Liga española se anima y PRISA se encuentra ahora en una encrucijada. Ahora bien, los clubes de fútbol, sobre todo los grandes, Real Madrid y Barcelona, se enfrentan a la promesa del Gobierno de aplicar el sistema británico, según el cual todos los clubes de fútbol de primera y segunda división deberán recibir el mismo dinero por los derechos de retrasmisión de la Liga nacional. Ahora, los dos grandes se reparten el 50% de esos ingresos.

Y, en cualquier caso, Telefónica no tiene por qué ganar. De hecho, fuentes de la Liga de Fútbol Profesional aseguran que Google se ha interesado también por la subasta de los derechos de la Liga. Eso introduciría a un gigante con apabullante liquidez y un público global (la Liga española es seguida en todo el mundo). Pero el portal más famoso de Internet ha negado a Hispanidad su interés en la subasta.

Colofón: por una u otra vía, lo cierto es que se está imponiendo las retrasmisiones deportivas en pago por visión, una tendencia al parecer imparable.

Eulogio López

[email protected]