• Pide 400 millones de euros, una cifra que los mexicanos ni se plantean: el ebitda de Unedisa es negativo.
  • Eso sí, Slim necesita hacerse fuerte en Europa.
  • Con el mexicano, Pedro J. Ramírez podría salvar su cabeza. Con los italianos, lo tiene cada vez más difícil.
  • El hombre más rico del mundo participa en PRISA pero de forma minoritaria.
  • Antes, ya fracasó una iniciativa del Comité Empresarial de competitividad para colocar a José Manuel Lara al frente de Unedisa.

Es un secreto a voces que el director de El Mundo, Pedo J. Ramírez está librando su última batalla para mantenerse en el cargo que más le gusta: el periodista más poderoso de España. Si la pierde, es decir, si pierde la Dirección de El Mundo y la coordinación editorial de Unedisa -que conlleva Expansión y Marca- comenzará desde cero en Internet.

Y mientras, los italianos de Rizzoli están hartos de perder dinero en España. Y no es posible ni vender El Mundo ni vender Expansión, por separado, entre otras cosas porque la prensa papel se hunde y porque el ebitda de Unedisa es negativo.

Encima, llegó el caso Bárcenas y Pedro J. Ramírez jugó la baza más importante de su carrera: se alió con el tesorero para derribar a Rajoy, pero no parece que vaya a conseguirlo.

En esa tesitura es donde, desde el Comité Empresarial para la Competitividad (CEC), el organismo que lideran César Alierta, Emilio Botín e Isidro Fainé, intentan una operación para que Rizzoli le venda Unedisa a José Manuel Lara, con una serie de inversores que financiarían la compra. Ocurre que el líder de Planeta se niega. En primer lugar, porque también él tiene sus problemas. Como ya hemos informado en Hispanidad, a partir de septiembre Planeta deberá refinanciar una deuda de 700 millones de euros con la banca.

Pero, mientras tanto, Ramírez no se está quieto. Ahora pretende que Carlos Slim (en la imagen) cómo no, compre Unedisa a los italianos. El mexicano tiene que consolidarse en Europa. Tras el pacto firmado con Telefónica en KPN, el hombre más rico de El Mundo no ha recibido la oferta con mala cara. Para hacer de América Movil un gigante mundial necesita estar en Europa y, además, quitarse la imagen de inversor hispanoamericano. Sí, tanto europeos como anglosajones son muy racistas con los grupos hispanos y les molesta que se conviertan en líderes.

Slim ya compró una minoría de New York times y de PRISA. Pero ahora lo que se le ofrece es una participación de control. Y, desde luego, Slim no echaría a Pedro J. Ramírez de la Dirección de El Mundo, mientras el periodista podría conseguir con él la permanencia que en su momento buscó con Rupert Murdoch, sin conseguirlo.

Eso sí, fuentes del Grupo Slim aseguran que al patrón le asusta controlar la mayoría de un diario. Influir para que no destrocen su imagen con un paquete minoritario sí; controlar la mayoría del capital le preocupa algo más. Pero está negociando: no ha rechazado la oferta. Y esta oferta es en lo único en lo que están de acuerdo los italianos de Rizzoli y el periodista español Pedro J. Ramírez, que no es poco.

Eulogio López

[email protected]