• Las más altas deberán esperar, al menos, hasta después de 2015.
  • El IVA no subirá ni bajará, y el Impuesto de Sociedades descenderá cuando "el tipo efectivo esté donde tiene que estar".
  • Avisa de que en Cataluña no es posible plantear un concierto como el vasco o el navarro, por la magnitud de esta región.
  • Y da un palo a Ignacio González: "Piensa que en este ministerio está la ventanilla para que le hagamos candidato".



Para el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro (en la imagen), 2013 ha sido un año complicado en el desempeño de su cartera, pero no podrá relajarse ni un minuto en el próximo año que tenemos ya a las puertas, ya que será el encargado de conducir el tren de la ambiciosa reforma fiscal.

El ministro ha tenido quizás un excesivo silencio respecto a este tema y no ha dado muchas pistas de por dónde van a ir los tiros, es más, lo poco que ha dicho lo ha ido diciendo con cuentagotas. Pero las Navidades parecen haberle abierto el apetito para hablar de este tema, ya que este jueves aborda la reforma fiscal en una entrevista que ha concedido a Expansión.

Montoro afirma que esta reforma pretende "corregir las insuficiencias del sistema tributario", ya que "no recauda lo suficiente en función del nivel de renta de nuestro país". Además comenta la importancia de que se incorporen "incentivos económicos para quienes tienen que invertir, que son las empresas", lo que se espera que se traduzca en creación de empleo que tanto necesitamos en estos momentos en España.

Esta ambiciosa reforma fiscal también condicionará el futuro de la financiación autonómica y local, pero si piensan que va a ser algo inmediato se equivocan, pues el ministro comenta que "no se hará de un golpe. Entrará en vigor de forma gradual, en 2015, 2016 y 2017".

Aterricemos aspectos concretos de esta reforma. Recordemos que el Partido Popular (PP) cuando entró en el Gobierno pegó una importante subida al Impuesto de la Renta sobre las Personas Físicas (IRPF). Este ahora va a bajar para todos, "pero vamos a hacerlo proporcionalmente", añade Montoro. Primero, descenderá para las rentas más bajas y después de manera progresiva, para las más altas.

En cuanto al Impuesto de Sociedades, el PP prometió que lo bajaría al 25%, el ministro afirma que bajará, "pero cuando el tipo efectivo esté donde tiene que estar". Respecto al IVA, Montoro asegura que "ya lo hemos subido bastante", pero que el guión de Europa tampoco le deja bajarlo. Debido a la devaluación interna que se está haciendo en España en términos económicos y fiscales, se tienen que "bajar impuestos al factor trabajo, para mejorar la capacidad de crear empleo".

El ministro hace referencia en la entrevista no solo al ahorro de las familias, sino también al de las empresas y al que lleva a cabo el sector público, para lo que se debe reducir el gasto, en 2012 se redujo en 30.000 millones de euros.

Montoro también asegura que "no hay ninguna diferencia entre españoles en el tratamiento fiscal" en relación a la polémica surgida por los ceses en la Agencia Tributaria, que según él, responden a que hay un nuevo director. También alude al tema de Cataluña y es bastante tajante, pues afirma que "no habrá referéndum" y que no es posible plantear un concierto como el vasco o navarro por la magnitud de esta región. Pero también tiene unas palabras para la Comunidad de Madrid y en especial para su presidente, Ignacio González, "piensa que en este ministerio esta la ventanilla para que le hagamos candidato". Además no se cree que los madrileños crean ese discurso de que el Gobierno le quita dinero a Madrid para dárselo a Cataluña. Curioso que Montoro tenga esta simpatía hacia uno de los barones de su propio partido.

El ministro de Hacienda ha concluido su entrevista abordando el tema de la supuesta contabilidad en B del PP y asegura que le parece "intolerable que un político cobre en B. Eso no puede ser, que se dedique a otra cosa".

A partir del 2014 Montoro será uno de los grandes protagonistas del Gobierno con su reforma fiscal y esperemos que esta lleve por el buen camino al país y tenga consecuencias positivas en un futuro a largo plazo, pues entrará en vigor en 2015.

Cristina Martín

[email protected]