De esta forma Jerusalén entra en liza con Moscú por el régimen de los ayatolás

Contra la actitud pasiva de Obama, Israel no está dispuesto a permitir un fundamentalismo islámico con armamento nuclear

Es un mensaje destacado en la edición del International Herald Tribune , la biblia de la diplomacia internacional. Las declaraciones corresponden al presidente de Israel, Simon Peres, quien ha asegurado que un Irán nuclear sería un campo de exterminio aéreo. Además, Peres ha vuelto a insistir ante el presidente ruso, Dimitri Medvedev, que debe romper el acuerdo de venta de misiles a Irán.

Los expertos, aseguran que ante la pasividad de Obama, Israel prepara un ataque a los silos nucleares de Irán, con las llamadas bombas nucleares pobres que se insertan en el subsuelo y destruyen todas las posibles instalaciones allí almacenadas. Hemos de recordar que esta información sobre los planes de Israel y sobre este armamento, cuyas consecuencias se desconocen, fueron difundidos por el Servicio Secreto Británico, que nunca ha gozado de buenas relaciones con el Mossad.

La importancia de esta venta de misiles de Rusia a Irán, radica en el hecho de que los citados misiles servirían a la República Islámica para defenderse ante un posible ataque israelí con armamento nuclear pobre. Sin embargo, parece poco probable que Rusia rompa sus acuerdos con Irán ya que la alianza entre Moscú y Teherán ha sido la base de la política exterior de Vladimir Putin.

Además, cabe decir que la citada alianza va más allá del terreno estrictamente militar, ya que ambas naciones son las principales productoras del gas consumido en el mundo ambos países controlan más de un tercio de la producción mundial y pretenden crear la OPEP del gas, que podría ser aún mas peligrosa que la del petróleo, ya que con esta entidad podrían chantajear a Occidente, que es cada vez más dependiente de esta fuente de energía.

Sin embargo, para que la alianza ruso-iraní sea firme del todo, Rusia le exigiría a Irán que le ayudase a acabar con el fundamentalismo islámico en el Cáucaso, que cada cierto tiempo pone en jaque a Putin con atentados como el de Ingusetia hace escasos días que provocó 20 muertos.

Por tanto, podemos observar que a medida que pasa el tiempo, Irán está consiguiendo aliados que apoyen su causa como Rusia y Corea del Norte-, en contraposición, Israel se encuentra cada vez más solo ya que en Estados Unidos, el nuevo inquilino de la Casa Blanca, de momento, no parece un gran defensor de la causa judía, a diferencia de su predecesor conocido por su gran apoyo a los judíos razón por la que fue duramente criticado-.

Eso sí, el tiempo corre en contra del país gobernado por Benjamin Netanyahu, que pronto tendrá que actuar ya que es muy posible su existencia esté en peligro.

Gabriel López

[email protected]