II Cumbre de SIGNIS (Asociación Católica Mundial para la Comunicación), celebrada en Madrid, dedicada al séptimo arte, bajo el lema: "La mirada de la fe en el cine".

Estrella de la sesión, el presidente del Consejo Pontificio para la Cultura. La crítica de cine de Hispanidad, Juana Samanes, le pregunta si los españoles damos la cara por nuestra fe.

La respuesta del papable Ravasi (en la imagen) fue afirmativa pero con circunloquio, como mandan los cánones, que no el Canon: "Los españoles, por lo que yo veo, están sufriendo una fuerte secularización. Han olvidado su gran tradición cultural y religiosa, propia de su propia esencia".

O sea, que no damos la cara por Cristo.

La entrevistadora pone el énfasis en algunas películas que, por fin, narran historias sobre los mártires de la II República y la guerra civil española y pone como ejemplo las del múltiple y salvaje martirio de sacerdotes en Barbastro: Un Dios prohibido

Respuesta: "Es necesario volver a los valores del pasado y, para esto, sirven estas películas que recuerdan lo que sucedió, aunque siempre que esos mártires supieron perdonar".

Parece claro. Los españoles nos hemos vuelto cobardes a la hora de defender a Cristo y beatificar mártires no es contribuir a la fractura social sino todo lo contrario: porque el martirio es un canto al perdón sobre los asesinos.

Eulogio López

[email protected]