• El experto en terrorismo del Real Instituto Elcano traza un perfil del yihadista en nuestro país:  varón entre 25 y 39 años, casado y con hijo, extranjero, principalmente de nacionalidad argelina, marroquí y paquistaní.
  • Según El Confidencial Digital, el CNI considera explosiva la situación en Ceuta y Melilla por la intensa infiltración islamista.
  • Alrededor de un centenar de inmigrantes de origen subsahariano han logrado entrar esta madrugada a Melilla.
Alrededor de un centenar de inmigrantes de origen subsahariano han logrado entrar esta madrugada a Melilla, en torno a las 04,00 horas, por la zona norte del perímetro fronterizo, entre Mariguari y Rostrogordo.

Se trata de la primera entrada de 'sin papeles' a la ciudad autónoma en las últimas semanas. El Gobierno reforzó la seguridad de la frontera entre Melilla y Marruecos con un helicóptero de la Guardia Civil. Pero la avalancha fue enorme y la Guardia Civil no pudo evitar la entrada de algunos de ellos.

Esta 'avalancha humana' en Melilla es una más de las muchas que se suceden habitualmente en Ceuta y Melilla de inmigrantes subsaharianos que quieren entrar en España. Pero la que realmente preocupa o debe preocupar al Gobierno español es la invasión de yihadistas.

Y es que, según publicó este martes El Confidencial Digital, el CNI considera explosiva la situación en Ceuta y Melilla por la intensa infiltración islamista por la llegada masiva de sospechosos yihadistas provenientes del norte de África. Los barrios musulmanes de ambas ciudades se han convertido en guetos incontrolables para los servicios de inteligencia españoles, que han solicitado la ayuda de Marruecos.

Este miércoles ha hablado Fernando Reinares (en la imagen), especialista en terrorismo del Real Instituto Elcano, para explicar el perfil del yihadista en España. Pues bien: según este experto, los yihadistas en España son varones entre 25 y 39 años, aunque cada vez más jóvenes. En su mayoría casados y con hijos. Ocho de cada diez, extranjeros, principalmente de nacionalidad argelina, marroquí y paquistaní. Hasta ahora, sólo un 4,8% ha nacido en España.

Tanto su nivel educativo como sus ocupaciones denotan una considerable diversidad. Dos de cada diez contaban con antecedentes penales en nuestro país por delitos distintos a los terroristas. Tienden a concentrarse en la Comunidad de Madrid y en Cataluña, que se ha convertido en ámbito destacado de la presencia yihadista, así como a lo largo del litoral mediterráneo. La emergencia de segundas generaciones, descendientes de inmigrantes procedentes de países islámicos, advierte de un incremento en el potencial de terrorismo yihadista autóctono.

"Urge que en España se implemente un plan de prevención de la radicalización asociada a ese terrorismo", ha concluido Reinares.

Hispanidad ya ha señalado la importancia de militarizar Ceuta y Melilla en orden a defender su seguridad y para impulsar su economía. 

Andrés Velázquez
andre[email protected]