• Peleará en la subasta con los fondos norteamericanos y con BBVA.
  • Forma parte de un plan de mantenimiento de Caixabank de las marcas regionales: Valencia, Murcia, etc.
  • Eso sí, el grupo catalán, al igual que el resto de los candidatos, cuenta con ayudas públicas, sobre todo con los resucitados EPA.
  • Y el día 29 se cerrarán las ofertas vinculantes por EVO.

Caixabank ofrece al Gobierno gallego de Núñez Feijóo (en la imagen), mantener la marca Novagalicia Banco (NCG Banco), si absorbe la entidad gallega producto de la fusión entre Novagalicia y Caixa Galicia.

La verdad es que no es la Xunta, sino el FROB quien debe decidir para quien es NCG Banco, pero parece claro que los principales ofertantes van a ser BBVA, Caixabank y los cuatro –o cinco- fondos norteamericanos capitaneados por Guggenheim.

Ahora bien, Caixabank ha pegado un viraje en su política de absorciones. Ahora pretende mantener marcas regionales, como el Banco de Valencia o el de Murcia. Ese es el ofrecimiento de Caixabank a la Junta, empeñada en mantener un banco gallego. En otras palabras, empeñada en que ganen los fondos, que permitirían la continuidad del actual equipo directivo, de NCG Banco, liderado por José María Castellano.

Si la entidad catalana se hace con NCG Banco siempre seguirá siendo catalana pero se producirá algo similar a los que durante los años ochenta del pasado siglo se produjo cuando el Banco Vizcaya absorbió Banca Catalana, cuyo nombre mantuvo.

Eso sí, EVO no formará parte de NCG Banco. El subgobernador, Fernando Restoy se ha empeñado en que se subaste, y las ofertas vinculante se cierran el 29 de este mismo mes.

Por otra parte, los tres postores -el Santander todavía no se pronuncia pero en principio le interesa más Catalunya Caixa- exigen una esquema de protección de activos (EPA) hasta ahora criticados por el Gobierno Rajoy por representar la ayuda pública más cara de todas, pero el Gobierno necesita colocar NCG Banco y CX con rapidez.

Eulogio López

[email protected]