La Audiencia Nacional ha decidido ir contra la cúpula de Bankia por las preferentes, centrando la responsabilidad en el equipo de Miguel Blesa (en la imagen). Es decir, en los banqueros que dieron las órdenes y no en los empleados bancarios que las ejecutaron.

Parece una decisión lógica, la primera de los jueces en el asunto de las preferentes. Mientras, el juez Elpidio amenaza con "tirar de la manta" sobre la gestión entera de las cajas de ahorros. Esto de los jueces que amenazan tenía que llegar, dado el protagonismo que hemos dado a sus señorías. Mira Elpidio, si sabes algo instruye un sumario, que para eso eres juez. Si te callas información sobre un delito, eres tú el delincuente. Además, a Blesa no le encausaste por las preferentes sino por la compra, que creías fraudulenta, de un banco en Florida.

Volviendo a las preferentes, mejor no olvidar los principios primeros:

1. Los preferentistas no son ahorradores, son inversores.

2. Si les vendieron un producto de ahorro como una inversión se produjo una estafa, y entonces deben ser los jueces los que decidan caso por caso o agrupando casos, no el Gobierno quien decida cuánto deben recuperar. Insisto, si no introducimos el principio de que, en caso de quiebra bancaria, los depositantes sí tienen derecho a recuperar sus ahorros pero los inversores no, pues han arriesgado y han perdido, las crisis bancarias seguirán sin solución. Bueno sí, la solución consistirá en que para devolverle el dinero a los inversores tendremos que pagar todos los contribuyentes.

Traducido al caso Bankia: si Blesa tiene que ir a la cárcel que vaya, pero eso no me consuela. Lo que no quiero es tener que salvar Bankia, o cualquier otro banco en dificultades, con el dinero de mis impuestos. Eso sí que es injusto.

Eulogio López

[email protected]