• Se retrasa aún más la unión monetaria, mucho más importante que la bancaria.
  • Según el TC alemán, la medida "viola la prohibición de financiación monetaria de los presupuestos".
  • En otras palabras, Merkel sigue con su postura egoísta y quiere evitar que el BCE ayude a los Estados para que se financien más barato.

Para que nos entendamos. El reto más importante -económicamente hablando- que tiene la Unión Europea es la unión monetaria, esto es, la creación de los eurobonos que permitan que todos los países miembro emitan deuda al mismo precio. Como ya hemos contado alguna vez, Alemania, que se financia a un interés cercano al 0% -en ocasiones ha llegado a ser, incluso, negativo- no quiere ni oír hablar de eurobonos.

En esta línea, este viernes, el Tribunal Constitucional alemán ha decidido recurrir ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea la medida anunciada por el BCE en verano de 2012. Como recordarán, Mario Draghi afirmó que el BCE podría comprar bonos de los Estados miembro de forma ilimitada en caso necesario. El objetivo: ayudar a los países para que se financien más barato. Medida que, por otra parte, nunca ha llegado a poner en práctica.

Pero da igual. Ángela Merkel (en la imagen) no está dispuesta a que los demás se financien al mismo precio. Sin embargo, la postura germana tiene su punto de razón: hay que retirar los estímulos económicos, esto es, hay que dejar de inundar el mercado con dinero. Pero, siendo eso cierto, también lo es el hecho de que debe hacerse bajo el principio de solidaridad en el seno de la UE. Algo a lo que Alemania no está dispuesta.

Mariano Tomás

[email protected]