• Las pensiones se referencian al Índice de Revalorización. Este índice no garantiza que se mantenga el poder adquisitivo.
  • Sólo garantiza una subida mínima del 0,25% y máxima del IPC más 0,5%.
  • El Factor de Sostenibilidad pretende ajustar la pensión inicial de jubilación a la variación de la esperanza de vida
  • Se aplicará desde 2019 cada cinco años a los nuevos pensionistas para ajustar el importe inicial de la pensión.
Hoy jueves se debate y se vota en el pleno del Congreso la reforma de las pensiones impulsada por el Gobierno del PP. Conviene recordar sus puntos principales, que se resumen en el Índice de Revalorización (IR) -que garantiza una subida mínima del 0,25% y máxima del IPC más 0,5%- y el Factor de Sostenibilidad. El IR sustituirá al IPC como el índice con el que se revaloricen todas las pensiones cada año desde 2014. El segundo se aplicará desde 2019 cada cinco años a los nuevos pensionistas para ajustar el importe inicial de la pensión, informa RTVE.

Con el Índice de Revalorización (IR), las pensiones subirán más si el sistema aumenta sus ingresos y reduce gastos; también, si no crece demasiado la pensión media o si hay menos pensionistas.

Pero los pensionistas sí que podrán sufrir una pérdida de poder adquisitivo, porque la subida de las pensiones dependerá ahora de la evolución de los parámetros que configuran el Índice de Revalorización (IR) y no de la inflación. Cuando el incremento establecido por el nuevo IR sea inferior al IPC, los pensionistas perderán poder adquisitivo. Por ejemplo, para una pensión de 800 euros, una subida del 0,25% supondría dos euros más al mes (802 en total). Si se incrementara en un 1% (en línea con el IPC previsto para este año por el Gobierno), esa misma pensión subiría ocho euros (808 en total).

En 2014, en principio, las pensiones subirán un 0,25%, el mínimo, por la situación de déficit de la Seguridad Social. Si es así, y la inflación acaba en el 1% -tal y como espera el Ejecutivo-, las pensiones perderán poder adquisitivo (un 0,75%). Si la inflación se sitúa en el 0,2%, tal y como refleja el dato de noviembre, recuperarían un 0,05% de poder de compra.

Por otra parte, el Factor de Sostenibilidad es un coeficiente que se aplicará en el momento de calcular la primera pensión de los jubilados. Pretende ajustar la pensión inicial de jubilación a la variación de la esperanza de vida, así como que el valor de la pensión que reciba un pensionista que acceda al sistema a partir de la aplicación del factor sea equivalente al del valor de la pensión que recibirá quien se jubile antes.

Se calcula cada cinco años y representa la variación interanual en un lustro de la esperanza de vida a los 67 años según las tablas de mortalidad de la población pensionista que tiene la Seguridad Social. Para el periodo 2019-2023, resulta de dividir la esperanza de vida a los 67 años en el año 2012 por la esperanza de vida a los 67 años en 2017.

El Factor de Sostenibilidad afecta a las pensiones de jubilación futuras que se causen a partir del 1 de enero de 2019. Este factor, que se renovará cada cinco años, se aplicará una única vez para calcular la pensión de esas nuevas altas. Se vincula al importe de la pensión inicial de jubilación.

Andrés Velázquez
[email protected]