• Cristina Cifuentes reclama solidaridad ante el machismo. ¿Qué machismo?
  • Las víctimas de un adulterio son los cónyuges engañados y los hijos estafados.
  • ¿Vida privada? Sí, pero a quien no sabe controlar su bragueta yo no le doy el botón nuclear.
Ante la acusación de adulterio (Francisco Granados), la señora Cristina Cifuentes, desde RTVE, clama por la solidaridad femenina ante el machismo rampante que nos asola a todos y a todas. Y allí mismo, en sede televisiva, la periodista-tertuliana presente, se solidarizó con la presidenta madrileña, "como mujer". El mundo ha cambiado: antes nos solidarizábamos como personas, ahora lo hacemos por razón de sexo. Pues mire, no. Yo me solidarizo con su esposo, con el señor de Cifuentes, y con la esposa del señor González. Esos son los verdaderos damnificados, junto a los hijos de ambos matrimonios, de un adulterio. Adulterio que, al menos ayer lunes, no ha sido negado ni por González ni por Cifuentes. Además, ambos, González y Cifuentes se casaron por la Iglesia. Es decir, se comprometieron con sus cónyuges a la fidelidad. Si no han sabido ser fieles a su compromiso con ellos, ¿por qué habrían de serlo con el pueblo que les ha elegido por sus compromisos? ¿Que es su vida privada? Sí, pero, como le dijeron los norteamericanos a Bill Clinton, que no por ello deja de ser un presidente popular, a quien no sabe controlar su bragueta, yo no le doy el botón nuclear. Porque tampoco sabrá controlarlo. A los políticos les damos el control de nuestro dinero y de nuestras libertades. Eso no puede darse a cualquiera. Concluyendo: Si un político no es fiel a su cónyuge, ¿por qué habría de serle fiel a su pueblo? Cristina Cifuentes reclama solidaridad ante el machismo. ¿Qué machismo? En un adulterio la culpa la tienen él y ella. Y más culpa tiene aquel, o aquella, que esté comprometido con otro u otra. Las víctimas de un adulterio son los cónyuges engañados y los hijos estafados, no los adúlteros. ¿Vida privada? Sí, pero a quien no sabe controlar su bragueta yo no le doy el botón nuclear. Eulogio López [email protected]panidad.com