Como hemos señalado en Hispanidad en numerosas ocasiones, la pandemia del Covid-19 ha supuesto un fuerte impacto para el sector aéreo y el turismo mundial, colocando a muchas aerolíneas al borde de la quiebra. Este escenario agravó la ya de por sí la situación que tenía Alitalia, que llevaba décadas perdiendo dinero y viviendo del erario público: fue nacionalizada, pasando a llamarse ITA Airways y empezó a funcionar el pasado 15 de octubre. Ahora busca socio industrial, tras ingresar la mitad de lo previsto hasta diciembre, y a Lufthansa y MSC les interesa.

La aerolínea alemana y la compañía italo-suiza de cruceros han presentado una manifestación de interés para hacerse con una participación mayoritaria, que podría llegar al 40%, y han pedido 90 días de exclusividad para que se estudie el tema. Eso sí, detallan que el Gobierno italiano se quedaría con una participación minoritaria. Alfredo Altavilla, presidente de ITA Airways, ha señalado, en una entrevista en Expansión, que serían “los mejores socios posibles” porque son líderes en sus respectivos sectores: “MSC en mercancías y cruceristas, con unos tres millones de pasajeros al año” y Lufthansa en el sector aéreo europeo. “ITA está en la mejor posición para cubrir el mercado italiano, el segundo por pasajeros de Europa”, ha añadido.

Altavilla considera la propuesta como “la expresión de los grandes logros que ha conseguido una empresa tan joven como ITA”. Pero ojo, las cifras no muestran logros: ingresos de 86 millones y un Ebit negativo de 170 millones

Altavilla ha considerado la propuesta como “la expresión de los grandes logros que ha conseguido una empresa tan joven como ITA”. Sin embargo, los números muestran otra cosa: ha tenido unos ingresos de 86 millones de euros entre el 15 de octubre y el 31 de diciembre, es decir, la mitad de lo previsto, por el Covid y la pérdida de la continuidad territorial (las denominadas obligaciones de servicio público en España) en Cerdeña, la cual fue a parar a la aerolínea low cost española Volotea durante siete meses. A estos mínimos ingresos se suman mayores costes, sobre todo por el encarecimiento del combustible, provocando que ITA haya tenido un resultado neto de explotación (Ebit) negativo de 170 millones desde su nacimiento. 

Lufthansa tuvo una fuerte reducción (-66%) de pérdidas en los nueve primeros meses, situándolas en 1.877 millones, aunque aún tardará en recuperar el beneficio preCovid. Eso sí, la Comisión Europea ha explicado que la aerolínea alemana sí puede realizar compras porque ya ha devuelto el 75% de las ayudas públicas que ha recibido. Por su parte, MSC tiene más de 300 de experiencia en el mar, aunque la compañía de cruceros se fundó en 1987 por Gianluigi Aponte y es la tercera marca de cruceros más grande del mundo y líder en Europa, y acaba de superar a la danesa Maersk como líder mundial en capacidad de transporte de contenedores. MSC “se ha fijado el objetivo de crear una asociación con el Gobierno italiano y la empresa Lufthansa como socio industrial” y considera que generaría “sinergias positivas” para los tres, tanto en el transporte de pasajeros como de mercancías”.

Paralelamente, conviene recordar que ITA Airways nació con 52 aviones, pero esperaba ir sumando unidades, llegando a 78 este año y a 105 en 2025. Asimismo, la plantilla es de 2.800 y la previsión es que ascendiera en más de 1.000 este año y llegara a 5.750 en 2025. Además, la aerolínea estimaba volver a ser rentable en 2023, pero las cifras económicas que lleva a esta ahora no permiten ser demasiado optimistas y la búsqueda de socio industrial parece ser clave para su futuro, en el que por cierto, la novedad más próxima será la vuelta de la marca Alitalia el próximo marzo, como informa Preferente.com