Cristina Martín

El Reinado Eucarístico

Contra lo que viene, la mejor arma es Santa María. Poneos en manos de la Virgen. Sed corazones marianos. Y un corazón mariano no puede estar triste.