La verdad es que tiene su coña que Bruselas le saque los colores a España por los salarios bajos. De los salarios bajos españoles tiene tanta culpa Bruselas como Madrid. La Comisión Europea ha presionado a España para que reduzca déficit. Rajoy decidió hacerlo a costa de un aumento del paro y una reducción real del poder adquisitivo de todos, no sólo de los trabajadores.

Pero también tiene culpa Madrid. Mariano Rajoy ha aceptado el esquema de salarios bajos e impuestos a los, sobre todo los impuestos laborales. Esa ha sido su fórmula para salir de la crisis. El resultado es que todos nos hemos empobrecido y apenas se vislumbra la salida del túnel. El consumo se ha derrumbado y el esfuerzo de los españoles ha servido para algo, pero no para mucho.

Tiene coña que el verdugo de Bruselas acuse a España de salarios bajos e injustos... que lo son

Ahora viene Bruselas y decir que los salarios en España son injustos. Claro, pero lo son, porque no se ha podido subir el neto, y ha habido que mantener unas cuotas sociales y un IRPF altísimo... para cumplir con las exigencias de Bruselas en materia de déficit público. ¿Qué querían, que bajasen las cuotas laborales y el IRPF y que aumentara el déficit que nos prohibían so pena de caer en la esclavitud del rescate Y sin poder echar mano de la política monetaria que se dirige desde Fráncfort, a mayor gloria de Alemania.

En cualquier caso, Rajoy debería replantearse la elevación del salario mínimo y la creación de un sólo contrato laboral, indefinido pero con despido libre e indemnización pactada de antemano. Al menos, dentro del corsé Bruselas, podríamos sobrevivir.

Eulogio López

[email protected]