• Los alemanes quieren hacerse con el control de Atresmedia y miman a Silvio González.
  • Otro cometido de José Creuheras: firmar la paz con Rajoy en año electoral.
  • Los últimos meses han servido para que el primogénito de Lara, José Lara García, se haya involucrado más en el Grupo, frente a su hermano Pablo.
  • Fue él quien representó a su padre en el XXV aniversario de  A3 TV. Y una pieza clave en este proceso: su madre, Consuelo García Piris.

El fallecido José Manuel Lara Bosch nunca se preocupó en exceso de dejar clara su sucesión. En este punto, se parecía más a Isidoro Álvarez que a Emilio Botín. Sólo al final de su vida, y tras las presiones de su esposa, Consuelo García Piris, aceptó planificar la sucesión de su imperio editorial y audiovisual hacia sus hijos. En principio, hacia Pablo Lara García, el benjamín, luego, hacia su primogénito, José Lara García (en la imagen). Y aquí también ha jugado un papel fundamental Consuelo: ella es la que ha impelido a su hijo primogénito, siempre reacio a la gestión, a involucrarse en la misma.

Para entendernos, José Lara García fue siempre un empleado de Planeta que nunca ha querido comprometerse en la gestión más allá de lo debido. Ahora sí. Y fue él quien representó a su padre en el vigésimo quinto aniversario de Antena 3 TV, presidido por los reyes y al que no acudió Rajoy.

Ahora bien, ni a José ni a Pablo se les considera aún preparados -mejor, conocedores del complejísimo entramado planeta- para tomar las riendas. Por tanto, se abre un periodo de transición. Fuentes del grupo editorial aseguran que durará año y medio, pero lo cierto es que no se sabe cuál será el lapso.

A partir de ahora, en Planeta mandarán José Creuheras, testaferro de las hermanas Lara y de los hijos de Fernando Lara, y Carlos Fernández, un hombre al que nunca se nombra pero que conoce el grupo a la perfección y, además, es de toda la confianza, no de la familia Lara, sino de las distintas familias Lara, es decir, de los cuatro hijos del fundador. Es más, Fernández se dedica más a la gestión que Creuheras.

Y el cometido de la pareja de regentes será doble. Por un lado, pararle los pies a los alemanes de Bertelsmann, propietarios del 20% de Atresmedia y que miman al Ceo de la división audiovisual, los más influyentes y los que más beneficios aportan: Silvio González Moreno. Planeta controla, junto a los italianos de Agostini, el 40% del grupo. Pero, ojo, a pachas.

El segundo cometido de Fernández y Creuheras será pactar la paz con el Gobierno de Mariano Rajoy. Recuerden el endeble pacto firmado con el Ejecutivo con el Duopolio para que dejaran de arremeter contra el gobierno del PP.

Tan endeble, que no ha gustado nada a Rajoy quien criticó duramente a Atresmedia y al propio Lara en la sede de Tele 5.

Eulogio López

[email protected]