• Según informa World Watch Monitor, los cristianos han sido enviados a los campamentos sin saber cuándo regresarán.
  • En estos campos, también conocidos como «centros de estudio» o «centros de transformación mental», se les enseña a ser fieles a la ideología comunista.
  • Justo cuando el Vaticano está cediendo, en el caso de la Iglesia Patriótica china... hasta más allá de lo razonable.
La dictadura comunista china, que dirige Xi Jinping (en la imagen), ha enviado en los últimos meses a campamentos de «reeducación» a más de cien cristianos de la región Autónoma Uigur de Xinjiang, en el noroeste del país, publica Infocatólica. En estos campos, también conocidos como «centros de estudio» o «centros de transformación mental», se les enseña a ser fieles a la ideología comunista. La mayoría de los detenidos pertenecen al grupo minoritario étnico uigur, que profesa mayoritariamente la religión islámica. En los últimos años, los uigures han sido los principales objetivos de la campaña «antiterrorista» del gobierno, dirigida a reprimir tanto a los grupos separatistas como a los militantes islamistas. Pero aquellos que se han convertido al cristianismo, mayormente al protestantismo evangélico, también han sido objeto de la represión. Según informa World Watch Monitor los cristianos han sido enviados a los campamentos sin saber cuándo regresarán. Algunos se quedan allí durante un mes, otros medio año e incluso más tiempo. Las familias cristianas quedan desechas cuando el padre, la madre o ambos son llevados a «reeducarse». Justo cuando el Vaticano está cediendo, en el caso de la Iglesia Patriótica china... hasta más allá de lo razonable. Hablamos de maoísmo en estado puro. Nada ha cambiado desde el gran timonel hasta Xi Jinping, campos de re-educación incluidos, algo muy parecido a los campos de concentración. La conversión de los comunistas chinos al capitalismo no les ha hecho más respetuosos con el cristianismo. Se diría que les ha vuelto más cristófobos. José Ángel Gutiérrez [email protected]