Estaba yo contemplando Madrileños por el Mundo. Se trataba de una castiza residente en Florencia que nos informó que sobrevivía con su doble pensión: la italiana, de poco más de 1.000 euros, y los 700 que recibía del Estado español... ¡por haber trabajado, un montón de tiempo antes, cinco años en un Ministerio!

Para entendernos, la comparación entre España y otros países europeos en materia de pensiones resulta más sostenible que la comparación de salarios. Dicho de otra forma: a pesar de lo que se repite habitualmente, España trata peor a sus jóvenes de salario mínimo que a sus pensionistas.

Respecto al asunto las pensiones, que es algo que ningún Gobierno se atreve a hacer sin consenso para no tener que sacar a los antidisturbios a la calle o, lo que es peor, para perder las próximas elecciones, el problema es doble: baja natalidad y envejecimiento de la población.

Pues mire usted: con esos dos problemas lo que hay que hacer parece claro: retrasar la edad de jubilación hasta los 70 años y crear el salario maternal: que la madre cobre un salario del Estado para aportar un futuro contribuyente a la pirámide laboral.

Y si no, seguiremos reduciendo las pensiones de a poquito, sólo que constantemente. Y encima, desapareceremos como sociedad.

Eulogio López

[email protected]