• El problema es que su rentabilidad está en la fibra óptica.
  • De hecho, el Ebitda cae un 6,3% en los nueve primeros meses del año.
  • La deuda de 3.557 millones de euros sigue atenazando a la compañía que ha disminuido su inversión un 10,3%.

La operadora de telecomunicaciones por fibra óptica ONO, ha anunciado este jueves que ha perdido 15 millones de euros en los nueve primeros meses del año. No es un buen dato, sobre todo comparado con el resultado de hace un año, cuando ganó 39 millones de euros.

En cuanto a las magnitudes operativas, una de cal y otra de arena. Se disparan los servicios móviles un llamativo 186,9%, pero caen los residenciales un 6,5%. El problema es que el negocio de la operadora que dirige Rosalía Portela (en la imagen) está, precisamente, en los servicios de fibra óptica de los hogares, no en los móviles donde, además, el margen de beneficio es mucho menor.

De hecho, el Ebitda de la compañía ha descendido un 6,3%, hasta los 529 millones de euros. Pero los resultados habrían sido peores si no fuera por el aumento de los servicios a pymes ( 19,2%), lo que ha llevado a un crecimiento del 14,9% de los ingresos provenientes de empresas.

En cualquier caso, la deuda de 3.557 millones de euros sigue atenazando a la compañía que ha tenido que disminuir su inversión un 10,3%, hasta los 184 millones de euros. Y la inversión, en este sector, es imprescindible para crecer.

Pablo Ferrer

[email protected]