• No es cierto: el MoU dice que los preferentistas tienen que perder, al menos algo.
  • Hablamos de las entidades nacionalizadas: Bankia, NCG Banco y Catalunya Banc.
  • Además, confía en que "el PSOE no esté de acuerdo con un famoso banquero (Botín) que ha dicho que no está de acuerdo con que paguen los bancos".
  • El ministro se apunta a la tesis de que las preferentes deberían colocarse sólo a inversores institucionales.
  • Y culpa a la CNMV de permitir la venta masiva de estos instrumentos complejos de inversión.
  • Todo ha sucedido antes de la votación del Real Decreto Ley por el que la banca tendrá que aportar unos 2.000 millones de euros para la derrama, al FGD.

Sin duda, ha sido una de las sesiones más convulsas del Congreso de los últimos meses. Al rifi y rafe entre el ministro de Economía, Luis de Guindos (en la imagen), y el portavoz socialista, Antonio Hurtado, se han unido los gritos desde la tribuna de invitados, que ha tenido que ser desalojada en varias ocasiones hasta quedar prácticamente vacía.

Pero vayamos al tema que nos ocupa: las preferentes. Este jueves se aprueba el Real Decreto Ley por el que toda la banca tendrá que aportar unos 2.000 millones de euros al Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) para cubrir parte de la quita en las preferentes de las entidades nacionalizadas, NCG Banco y Catalunya Banc.

Durante su intervención, el ministro de Economía ha confirmado que serán los bancos los que tengan que pagar las preferentes. No es del todo cierto. Vamos a ver: el MoU firmado con Europa -que es quien ha soltado el dinero del rescate bancario- dice que los preferentistas tienen que perder. De hecho, cuando le preguntan al comisario europeo Almunia cuánto tienen que perder, siempre delega la responsabilidad: eso lo tendrán que decidir las autoridades de cada país, suele contestar.

Claro que el MoU se refiere a las entidades nacionalizadas, esto es, a Bankia, NCG Banco y Catalunya Banc.

Por cierto, lo que ha confirmado Guindos es justo lo que no quería Botín, que considera que cada banco debe solucionar lo suyo. En el debate con Hurtado, Guindos se ha venido arriba y ha afirmado que confía en que "el PSOE no esté de acuerdo con un famoso banquero (Botín) que ha dicho que no está de acuerdo con que paguen los bancos".

Además, en su intervención, el ministro ha culpado a la CNMV -entonces presidida por el socialista Julio Segura- de permitir la comercialización masiva de preferentes. Según Guindos es un instrumento complejo, sólo apto para inversores institucionales. Pero que el ministro eche la culpa a la CNMV es un error: si un juez tiene que dictar sentencia sobre la responsabilidad civil subsidiaria del Estado en este asunto, tiene la palabra del propio ministro que así lo afirma.

Pablo Ferrer

[email protected]