• Conoce el sector y la empresa, vía Deloitte, y lucharía por la continuidad de la compañía.
  • Además, los principales bancos acreedores (NCG Banco, Sabadell, Caixabank y Popular) se apuntan ya a la capitalización.
  • Eso sí, del 75% nada. Como mucho, el 50%.
  • Y la Xunta apoya la opción de Touza, aunque quiere otro propietario que no sea Demetrio Carceller y otro presidente que no sea Urgoiti.
  • Por cierto, no es que Mercadona haya desechado la entrada en Pescanova, es que Pescanova le ha cerrado el paso.

Decíamos ayer que la banca acreedora, encabezada por NCG Banco, Popular, Sabadell y Caixabank, está más que enfadada con Demetrio Carceller y con su presidente transitorio, Juan Manuel Urgoiti, por hacer solicitado, y a través de los medios, una quita del 75% de la deuda.

Los bancos han amenazado a Urgoiti con la liquidación de la compañía y han asegurado que, en el mejor de los casos, la quita sería del 50%.

Además, todos ellos optan por la capitalización de la deuda y por nombrar a un nuevo consejero delegado, y coinciden en que el más indicado es Senén Touza (en la imagen), uno de los hombres de Deloitte: gallego, buen conocedor del sector, hijo de armador y buen conocedor de la industria gallega.

Podríamos decir que ya tenemos gestor pero sigue faltando un propietario definitivo. La Xunta de Galicia no quiere a Demetrio Carceller ni a Urgoiti porque ven tras ellos al socio del primero en materia agro-alimentaria: la multinacional alemana Dr. Oetker, que podría fagocitar a una industria vital para Galicia.

Por cierto, no es que Mercadona haya rehusado entrar en Pescanova. Ha sido Juan Roig, el propietario y presidente de la firma valencia de distribución, quien pretendía hacerse con el control de Pescanova, y Demetrio Carceller, por ahora el máximo accionista, el que le ha cerrado el paso.

Eulogio López

[email protected]