• Y la banca se quedará con el 49 por 100, como máximo.
  • A pesar de sus cuitas con la justicia, Carceller recibe el apoyo definitivo de Sabadell y Caixabank para ser el propietario de la compañía. Esa es su ventaja.
  • El lunes 9, además de Grupo Carceller-Luxempart, presentarán ofertas York Capital, Centerbridge,  KKR y Montkellet.
  • Por su parte, Deloitte amenaza a la banca con liquidar la empresa si no acepta el 75% de la quita… cuando la banca ya ha aceptado la quita.
  • Los bancos se han negado a vender la filial en Chile: puede ser rentable y, además, sería malvenderla.

Cuentan que Miguel Roca, uno de los padres de la Constitución y el primer portavoz de CiU en el Congreso de los Diputados, amenazaba con romper el consenso si los partidos no apoyaban sus propuestas, pero lanzaba la amenaza cuando ya tenía el sí del resto de formaciones. Pero Miguel, si ya hemos aprobado tu propuesta, le recriminaban. Ya lo sé, pero así quedo fenomenal, les venía a decir.

Es el mismo estilo que ha seguido Deloitte. Según publica este jueves Cinco Días, el administrador concursal ha amenazado a la banca con liquidar Pescanova si no acepta una quita del 75%, quita que la banca ya ha aceptado.

En cualquier caso, la banca se quedará con el 49% para permitir que el nuevo propietario tenga la mayoría y pueda mandar en la compañía. En este sentido, el G-7 -NCG Banco, Sabadell, Caixabank, Popular, Bankia, Santander y BBVA- siempre ha manifestado su intención de quedarse al margen de la gestión de la empresa. Lo que quieren los bancos es que Pescanova les devuelva lo que les debe.

Hablamos de una deuda que ronda los 3.600 millones de euros. Y sí, ya han aceptado una quita de entre el 70% y el 80%, tal y como les propuso el presidente, Juan Manuel Urgoiti, cuando asumió el cargo.

Evidentemente, los 3.600 millones de euros no se pagan únicamente con el 49% de la compañía, ni siquiera con una quita del 75%. Por eso, la compañía tendrá que ir devolviendo esa deuda, pero con el apoyo y la refinanciación de los propios bancos. El asunto ahora es ver en cuánto se valora ese 49% que tendrán las entidades.

Mientras tanto, la compañía sigue operando con normalidad pero vendiendo activos para hacer caja, como la venta del 50% de la filial australiana, anunciada este miércoles. Bien distinto es el futuro de la filial en Chile. La banca no quiere que se venda. Por una parte, hacerlo ahora sería malvenderla y, por otro, consideran que es una empresa que será rentable y aportará beneficios importantes.

Por cierto, tanto Sabadell como Caixabank han dado su apoyo definitivo a Demetrio Carceller para que sea el nuevo propietario, a pesar de sus cuitas con la Justicia. En definitiva, Carceller ha demostrado ser un buen empresario y estar imputado no equivale a ser culpable.

Dicho esto, las cosas se precipitaban la tarde del jueves 5. Preacuerdo entre Pescanova y la banca acrreedora. Esta se quedará con el 49%, como máximo, de acuerdo con el plan PWC. Los postores, deberán ofrecer un mínimo de 250 millones por el 51%. Los bancos capitalizarán 240 milloen de euros de deuda y el resto quedará como deuda de la compañía para el fututo propietario. En cualquier caso, quedarse con una emprea señera por 250 millones de euros, con una deuda de 3.500 millones y con una quita del 70%, oiga es un chollo de mucho cuidado.

Y ese futuro porpietario será, muy probablemente, Carceller-Luxempart, porque cuenta, como se ha dicho, con el apoyo de Caixabank y Sabadell, dos de los máximos prestamsitas de Pescanova. Las ofertas se presntarán antes del lunes 9 y apostaránYork Capital, Montkellet, Centerbridge y KKR, pero el favorito de la banca es Carceller.

Quien sólo tien un problema:es socio de la mutinacional alemana Dr. Oetker, competidora de Pescanova.

Pablo Ferrer

[email protected]