• El sector prevé que la quinta edición de ayudas a la compra de vehículos -aprobada en enero y dotada con 175 millones de euros- se agote en junio.
  • La asociación de fabricantes presenta sus propuestas para un Pacto Industrial en Europa.
  • Y lo hace apoyado en cifras: en 2013, el valor de la producción de vehículos en España alcanzó los 30.000 millones de euros y las compras a proveedores españoles llegaron a los 20.000 millones de euros.
  • El sector pide que se simplifique la regulación, una energía más barata que ayude a las exportaciones y que se elimine la intermediación en la formación de los empleados.
  • Y el ministro se queja de que el ecologismo en Europa frena la competitividad de la industria frente a otros continentes.

Es indudable la importancia que tiene el sector del automóvil en la industria española. Las cifras lo avalan: en 2013, el valor de la producción de vehículos alcanzó los 30.000 millones de euros y las compras a proveedores de nuestro país llegaron a los 20.000 millones de euros. El valor de nuestras exportaciones de vehículos y piezas alcanzaron los 37.000 millones de euros.

Son datos que ha presentado este martes Mario Armero, vicepresidente ejecutivo de Anfac (en la imagen), durante el encuentro organizado junto a PwC para dar a conocer las propuestas del sector de cara a lograr un Pacto Industrial en Europa.

Pero Armero ha aprovechado la presencia del ministro de Industria, José Manuel Soria, para pedirle que prorrogue las subvenciones a la compra de vehículos. "Te pedimos un Pive 6", le ha dicho, sólo dos meses después de entrar en vigor el Pive 5, dotado con 175 millones de euros. De hecho, el sector prevé que la quinta edición se agotará en junio o julio de este año. Es decir, aún queda más de la mitad del Pive 5 y el sector ya está pensando en el Pive 6. Vamos hacia la subvención permanente y eso no es bueno. Tampoco en época de crisis.

Menos mal que, además de pedir ayudas públicas, el sector también ha lanzado propuestas para aumentar la competitividad de nuestra industria. Medidas que ha incluido en el Pacto Industrial Europeo, que el Consejo Europeo discutirá la semana del 17 de marzo.

Entre las propuestas, que se simplifique la regulación -hay más regulación en torno al automóvil que en sector financiero, según Armero-, una energía más barata que favorezca las exportaciones y gestionar directamente la formación, esto es, eliminar la intermediación de los sindicatos y las patronales. Buena idea, pero inmediatamente surge la pregunta: ¿Quién paga esa formación ¿Renuncia usted a las subvenciones públicas y paga de su bolsillo esa formación, o lo que quiere es gestionar directamente esas ayudas

Por su parte, el ministro se ha quejado de que en Europa somos demasiado ecologistas. No lo ha dicho así, pero sí ha señalado que algunos acuerdos adoptados por los ministros de Competitividad europeos chocan, en ocasiones, con medidas que toman otros dirigentes, es decir, con medidas de protección del medio ambiente. En definitiva: la obsesión ecologista nos está restando competitividad frente a otros mercados como el estadounidense o el asiático.

Pablo Ferrer

[email protected]