• El rescate bancario puede haber terminado, pero el saneamiento bancario no.
  • Braulio Medel (Unicaja) le da otro arañazo al FROB y ya van 1.400 millones de euros.
  • Y luego está el famoso caso de Catalunya Banc.
  • Más dinero público disfrazado de limpieza de balance.
  • Todo esto bajo la consigna oficial de que el rescate bancario ha terminado.

Miren ustedes, el rescate bancario puede haber terminado, pero está claro que al saneamiento bancario aún le falta mucho camino que recorrer. Es evidente, aunque el secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, afirme lo contrario, que las entidades del grupo 2 -Caja 3, Banco Mare Nostrum, Liberbank y Banco Ceiss- preocupan, y mucho, al Ejecutivo.

El último episodio lo han protagonizado Banco Ceiss y Unicaja. Como recordarán, Braulio Medel (en la imagen) llevaba meses negociando con el FROB su respaldo, esto es, su aportación económica, para hacerse con Ceiss si su operación de canje no salía adelante.

Al final, el FROB ha dado su brazo a torcer. Asumirá el 71% del impacto de los efectos negativos que puedan tener las reclamaciones de los titulares de bonos de la entidad, hasta un máximo de 319 millones de euros, esto es, 241 millones netos. Ceiss asumirá el 29% restante.

En otras palabras, Medel ha conseguido arañar otros 241 millones de euros al FROB para la fusión con Ceiss. Hasta ahora, la fusión entre las dos entidades nos ha costado a todos los contribuyentes unos 1.400 millones de euros. Sí, sí que preocupa el futuro del grupo 2.

Eso sin hablar del famoso caso de Catalunya Banc y su troceo llamado limpieza. En definitiva, se trata de aportar dinero público a las entidades en crisis, eso sí, disfrazado de limpieza de balance.

Pero no se alarmen: el rescate bancario ha terminado. Nuestras entidades -todas- están preparadas para afrontar los próximos test de estrés europeos. Al menos oficialmente.

Pablo Ferrer

[email protected]