• Rajoy está dispuesto a hablar y ha afirmado que "sería bueno llegar al entendimiento".
  • Soraya Sáenz de Santamaría: "Desde el respeto se puede construir el consenso".
  • Gallardón responde que fue el partido socialista quien rompió el consenso tácito en el 2010 con la famosa 'Ley Aído'.
  • Desde el BNG se pide la retirada del proyecto de ley de reforma del aborto porque supone un gran involucionismo en el derecho de las mujeres.

Tras el largo pleno en el Congreso para informar del último Consejo Europeo, que tuvo lugar el pasado mes de diciembre, ha comenzado cerca del mediodía de este miércoles la sesión de control al Gobierno. En esta cita como no podía ser de otra forma ha salido el tema de la reforma del aborto y además se ha vuelto a hacer patente el hecho de que, tanto entre las filas del Gobierno como en las del PP, le han dejado solo al ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón (en la imagen), pues hablan ya de la búsqueda de consenso.

La diputada Olaia Fernández Davila (BNG) ha pedido que se retire el proyecto de ley de reforma del aborto, pues supone un gran "involucionismo" del "derecho de las mujeres". Rajoy ha respondido que este anteproyecto de ley ya ha iniciado el proceso de tramitación, pero que está dispuesto a hablar y ha señalado que "sería bueno llegar al entendimiento porque en otras ocasiones se ha roto el consenso del 85".

Las dos Sorayas se han enzarzado en un particular duelo. Soraya Rodríguez, portavoz del PSOE, ha comentado que la prensa europea refiere que esta reforma "restringe la libertad", y que "solo es defendida por Gallardón, Rajoy y Le Pen". Además ha añadido que "nos tratan como personas incapaces" y ha llamado a la vicepresidenta "muda".  

La otra Soraya, es decir, la vicepresidenta Sáenz de Santamaría, ha reiterado que el anteproyecto está en tramitación y que el PP cumple el proceso parlamentario, no como el PSOE, pues la ex ministra Bibiana Aído compareció con su ley ya publicada en el BOE. Además ha comentado que el aborto es un "tema de gran sensibilidad", en el que "no valen los dogmatismos", pero ha asegurado que "desde el respeto se puede construir el consenso".

Elena Valenciano, vicesecretaria general del PSOE, le ha interpelado a Gallardón, diciéndole: "¡Vaya la que ha liado en nuestro país!" y, además ha añadido que esto "le va a costar políticamente muy caro". El ministro de Justicia se ha defendido diciendo que ya se "rompió el consenso tácito en 2010". Después Valenciano le ha comentado que en lo que va de año han muerto 6 mujeres por violencia de género y le ha dicho que "se preocupe más de esto que de recortar la libertad de la mujer".

Gallardón se queda solo en su reforma del aborto, ya informamos en Hispanidad de que diversos políticos del PP tenían una postura contraria a la del ministro y que además la vicepresidenta, el presidente Rajoy e incluso el presidente del Congreso, Jesús Posada, ya hablaban de buscar consenso, es decir, que están dispuestos a ceder.

Recuerden que la reformita Gallardón no es muy diferente a lo que ya había, aunque intenta evitar el coladero de la salud psíquica de la mujer, ya que es motivo del 97% de los abortos que se realizan, pues impone el requisito de dos informes de psiquiatras externos a la clínica donde se trata. El PP está dispuesto a ceder, veremos en qué.

Cristina Martín

[email protected]