• Minorías como la cristiana sufren amenazas en todo el mundo, dice una experta musulmana.
  • El Arzobispo maronita de Damasco (Siria) declara a Ayuda a la Iglesia Necesitada: "Queremos colaborar con el Islam".
  • República Centroafricana: "Genocidio es algo excesivo, pero es cierto que podría suceder cualquier cosa", dice un misionero.
El Papa Francisco ha destacado hoy viernes la "gran preocupación que suscitan las condiciones de vida de los cristianos que, en muchas partes de Oriente Medio sufren gravemente las consecuencias de las tensiones y conflictos. Siria, Iraq, Egipto y otras zonas de Tierra Santa, a veces se llenan de lágrimas".

"El obispo de Roma -ha afirmardo él mismo- no descansará mientras haya hombres y mujeres, de cualquier religión, menoscabados en su dignidad, sin lo necesario para la supervivencia, privados del futuro, obligados a la condición de prófugos y refugiados". En consecuencia, Francisco ha hecho un llamamiento junto a los pastores de las Iglesias de Oriente, para que "sea respetado el derecho de todos a una vida digna y a profesar libremente la propia fe", recogía Zenit.

Por su parte, la experta musulmana en libertad religiosa, la baronesa británica Sayeeda Warsi destacó: "De continente en continente los cristianos enfrentan la discriminación, la marginación, la tortura, incluso el asesinato, simplemente por su fe". "Actualmente existen lugares en el mundo donde ser cristiano es poner tu vida en peligro", señaló la Baronesa en una entrevista al diario inglés Daily Telegraph detallando que "la Cristiandad se está extinguiendo en lugares donde ha existido por generaciones", recogía Aciprensa.

Precisamente, el Arzobispo maronita de Damasco, Mons. Samir Nassar, ha visitado el pasado 6 de noviembre la sede internacional de Ayuda a la Iglesia Necesitada, en Königstein, Alemania. En un dramático llamamiento, Mons. Nassar, ha invitado a los cristianos de todo el mundo a practicar la solidaridad con los creyentes sirios. Explicó que su país "se encuentra en una situación muy difícil, pues desde hace tres años es devastado por una guerra. Dos millones de casas y alojamientos han sido destruidos, por lo que dos millones de familias carecen de techo. La gente está perdida y no recibe ningún apoyo".

Pese a las dificultades por la guerra, declaró: "Queremos colaborar con el Islam. Durante 14 siglos hemos vivido en su sombra. Si queremos seguir viviendo, solo será en común. Esto supone un gran reto, pero podemos conseguirlo".

En lo que respecta a la República Centroafricana, el padre Aurelio Gazzera, carmelita que trabaja en Bozoum, se ha referido en la agencia Fides a las declaraciones del Ministro de Exterior francés, Laurent Fabius, según el cual "Centro-áfrica se encuentra al borde del genocidio". Gazeera declaró: "El término genocidio es algo excesivo, pero es cierto que la tensión es tan alta que no se sabe cómo evolucionará la situación". 

"La tensión es, sin duda, muy elevada, sobre todo en la capital, Bangui, donde –comenta el p. Aurelio– desde hace casi tres semanas todos los días, en barrios diferentes, se producen tiroteos, asesinatos, enfrentamientos de diversa índole. Hace poco que he regresado a Bangui y la sensación general es que se está preparando una intervención externa que está poniendo en agitación a los que pertenecen a Seleka (terroristas radicales yihadistas)".

José Ángel Gutiérrez
[email protected]