• El Santo Padre subrayó "el daño que causan al pueblo de Dios".
  • Es la segunda vez en pocos días que habla de esos trepas que "roban la gloria a Jesús y buscan la suya propia" dentro de la Iglesia.
  • El Papa Francisco volvió a saludar este miercoles "cordialmente" a los "peregrinos de lengua española.
Ayer miércoles, el Papa Francisco (en la imagen) volvió a dar su catequesis habitual de los miércoles. Como se acerca Pentescostés, el Santo Padre habló del Espíritu Santo como la fuente inagotable de la vida divina en nosotros.

"Es 'el agua viva' que Jesús prometió a la Samaritana para saciar para siempre la sed, para colmar los anhelos más profundos y más altos del corazón humano" y pidió: "que la relación filial con Dios, por obra del Espíritu Santo, nos haga ver a los demás como hermanos en Cristo". "El don precioso del Espíritu Santo es, pues, la vida misma de Dios, en cuanto verdaderos hijos suyos por adopción", según News.va

Pero ayer el Papa volvió a hablar de los trepas dentro de la Iglesia, denunciando "el daño que causan al pueblo de Dios los hombres y mujeres de Iglesia carreristas y trepadores que usan al pueblo, la Iglesia, los hermanos y las hermanas -a quienes deberían servir- como trampolín para sus propios intereses y ambiciones personales", recogía ABC.

Pero es que hace unos días también lo dijo, explicando que Jesús es "la puerta verdadera para entrar en el Reino de Dios", de forma que "quien entra por esa puerta no se equivoca", pero ha advertido de que entre los cristianos también hay "trepas" que buscan el beneficio propio, que fingen entrar por la puerta pero son "ladrones y bergantes".

"También en la comunidad cristiana hay de estos trepas, ¿no Que buscan su propio beneficio y consciente o inconscientemente fingen entrar por la puerta pero son ladrones y bergantes. ¿Por qué Porque roban la gloria a Jesús y buscan la suya propia", ha indicado. En este sentido, ha proseguido diciendo que Jesús no solo es la puerta sino que también es "el camino, la senda" y que "el que no entra en el recinto de las ovejas por la puerta, no es el pastor" sino un "ladrón o un bergante, uno que busca su propio beneficio", según recogía Telemadrid.

Lo cual da que pensar: el Papa debe estar muy sensibilizado con ese tema por alguna razón especial que desconocemos. Pero está claro. Ha visto que en la Iglesia hay trepas y el daño que hacen y lo denuncia con la misma claridad con la que habla del amor de Dios.  

Pero el Papa Francisco volvió a saludar ayer "cordialmente" a los "peregrinos de lengua española, en particular a la Delegación del Estado de México, así como a los grupos venidos de España, Colombia, Venezuela y otros países hispanoamericanos.

En este día en el que se celebra Nuestra Señora de Luján, celestial Patrona de Argentina, deseo hacer llegar a todos los hijos de esas queridas tierras mi sincero afecto, a la vez que pongo en manos de la Santísima Virgen todas sus alegrías y preocupaciones".

José Ángel Gutiérrez
[email protected]