• Y la Secretaría de Estado de Presupuestos, Marta Fernández Currás, brama: no quiere enterrar a la Intervención General del Estado.
  • Al frente de la nueva AIRF, estará un ex del BBVA: José Luis Escrivá Belmonte.
  • Metedura de pata de Soraya: pide distinguir entre los ciudadanos catalanes y los partidos catalanes. Quería decir los nacionalistas catalanes.
  • Las entregas de arte cotizarán IVA por el 10%, no por el 21%. Es el comienzo de la marcha atrás sobre el IVA cultural. Por cierto, ¿debe cotizar igual el pan que una película porno
  • Plan de Seguridad ferroviaria: instalar semáforos tras arrollar a la vieja.
  • Proyecto de Ley de parques nacionales: otro intento de solucionar los excesos del Estado autonómico.

Consejo de Ministros del viernes 24 de enero. La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría (en la imagen junto a Arias Cañete y Pastor) anuncia, solemnemente, el nacimiento de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIRF).

Es una exigencia de Bruselas, siempre amante de la burocracia, para que la presuntamente independiente autoridad (fíjense si será independiente que a su presidente lo nombra el Gobierno) vigile al propio Gobierno, en concreto a las secretarías de Estado de Hacienda y de Presupuestos. Vamos, que alguien en el PP le debía algo a Escrivá.

Porque, para entendernos, a Europa lo único que le preocupa es el equilibro fiscal. Cómo se consiga, le trae al pairo.

Y encima, la tal autoridad independiente sustituye de hecho a la histórica Intervención General del Estado. De hecho, una de las dos Secretarías de Estado que será juzgada y analizada, la de Presupuestos, tiene al frente a Marta Fernández Currás, que ya ha advertido que ella no será quien entierre a la Intervención. Anda más cabreada que una mona hambrienta.

Pero es igual: la vicepresidenta del Gobierno nos vende la buena nueva como otro actor para apuntalar el rigor de las cuentas públicas. El presidente de la Autoridad será José Luis Escrivá Belmonte. Dña. Soraya nos lo vende como antiguo consultor del Banco de España, BCE, FMI y Naciones Unidas… "a lo que une su experiencia en una entidad privada" que no cita. Lo cierto es que Escrivá ha dirigido el Servicio de Estudios del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria, cuando ya había dejado de ser el mejor Servicio de Estudios de España, porque Francisco González ya había decidido fagocitarlo. FG preside el BBVA para ganar dinero, no para reflexionar sobre el mundo.

Más sobre el Consejo. Naturalmente tenía que salir el asunto catalán, y entonces es cuando la vicepresidenta, muy crecida desde que le ha ganado la partida al ministro Margallo -partidario de un pacto con la Generalitat- mete la gamba: asegura que una cosa es lo que piensan los catalanes y otra lo que piensan los partidos catalanes. Puede ser cierto, pero ningún político democrático puede afirmar tal cosa. Soraya se equivocó: lo que quería decir es que una cosa es lo que piensan los ciudadanos de Cataluña y otra lo que piensan los partidos nacionalistas.

Pero el asunto no da más de sí. Como recordábamos en nuestra anterior edición, el acuerdo con Artur Mas, echado al monte, no es posible. Hay que esperar el relevo… el relevo de Artur Mas. En ello está SM El Rey y la vieja guardia del nacionalismo catalán.

Más Consejo. El IVA de las 'entregas' de arte, venta de cuadros para entendernos, se reduce del 21% al 10%. Al parecer, el PP se ha convencido de que tiene que dar marcha atrás en la subida del IVA cultural -no sé por qué- quizás porque no quiere tener al mundo del cine, izquierda progre en contra, cuando comience el periodo electoral.

La propia Soraya asegura que este descenso 'anticipa' el del conjunto del IVA cultural. Es decir, que no quiere decir que rectifica pero sí rectifica. E insisto: no sé el porqué. ¡Como si fuera más necesario gravar el pan que una película porno!

Se pone el marcha el PIVE 5. Otros 175 millones de euros para que quien quiera comprarse un coche menos contaminante y ceder el suyo para chatarra recibirá 2.000 euros de ayuda, la mitad del Gobierno y la mitad del vendedor.

Y está muy bien, porque cinco planes de apoyo a la automoción han conseguido que se mantenga vivo el sector en España, pero hay dos pegas que poner: no podemos acostumbrar a un sector económico a vivir de las subvenciones públicas y no podemos los españoles estar pagando coches fabricados en el extranjero.

La ministra Pastor presenta el plan de seguridad ferroviaria. Espléndido, porque en esto resulta muy patriótica. A los seis meses del terrible accidente de Santiago de Compostela aumentamos las medidas de seguridad. Es decir, instalamos el semáforo tras el atropello de la vieja.

Y el titular de Agricultura, Arias Cañete, presenta el proyecto de Ley de Parques Nacionales, uno de esos proyectos que intenta reconducir los excesos del Estado autonómico. Los 15 parques nacionales tienen las competencias cedidas a regiones, incluso cuando un sólo parque está en dos comunidades autónomas diferentes. Total: cada uno hace de su capa un sayo y claro, eso no puede ser.

Eulogio López

[email protected]