• Por ejemplo, ha elaborado el estatuto de las víctimas del delito.
  • Parot. El Gobierno no valora a López Guerra… pero recuerda que votó en contra de España.
  • Margallo no asegura que los norteamericanos espiaran a Rajoy y Sáenz de Santamaría no responde.
  • Los autónomos, al fin, pagarán el IVA de caja a partir del 1 de enero, cuando comience la reforma.

Cuando los ministros no tienen nada que hacer se dedican a probar leyes 'procesales' sin ninguna consecuencia práctica de interés. Todo forma sin contenido. Por ejemplo, el proyecto de ley sobre tratados internacionales del ministro Margallo, aprobado en el Consejo de Ministros del viernes 25 de octubre. (En la imagen junto a la vicepresidenta, Sáenz de Santamaría y el ministro Gallardón).

Nadie como el mejor dialéctico -lo que popularmente se entiende como el más listo de la clase- del Gabinete Rajoy para hacer atractivo un ladrillo de estas proporciones.

El mismo decía que lo único 'sexy' era la participación de las comunidades autónomas en la política exterior del Estado. El resultado es algo parecido a lo que se aconseja con los adolescentes pelmas: las CCAA podrán llevar a sus representantes en las delegaciones internacionales -viajes estupendos, supongo-, serán informados de aquellos tratados internacionales que les afecten -no lo serán, seguro- y podrán 'instar' al Gobierno central en aquellos tratados que formen parte de sus competencias. En efecto, para el caso que se les va a hacer.

Otro proyecto procesal y hecho a la media del otro compareciente: el titular de Justicia, Ruiz-Gallardón. Le encantan estos jueguecitos al exalcalde de Madrid. Damas y caballeros: el Estatuto de la Víctima del Delito. Una especie de carta de derechos, eso sí, sin coste para el contribuyente, de las víctimas de delitos, Gallardón lo ha vendido como uno de los desarrollos constitucionales más importantes. Pero no cuela. No deja de ser una norma-imagen, de gran lucimiento al ser presentada y más virtual que eficaz.

Pero miren por dónde, con tanto trabajo -él mismo aseguraba que se sentía agobiado- Gallardón ha teñido que retrasar por enésima vez, la reforma de la ley de aborto. Que dicho de paso es tan mínima que se redacta en un par de horas. La reformita Gallardón, encima, se le atraganta al Gobierno progre de derechas. No se van a reducir los asesinatos de inocentes en España pero aún así, a los peperos les cuesta. Por cierto, podía haber añadido el aborto al Estatuto de las víctimas de delito. Sólo que aquí hay dos víctimas y varios culpables.

La primera víctima, el niño, no necesita el amparo del estatuto porque ya está muerto. La segunda, la madre, después de haber hecho la barbaridad necesita ayuda. Siempre. Y si no la necesita, es que ni tan siquiera la merece.

Más consejo. El Gabinete ha aprobado el reglamento por el que los autónomos, a partir del 1 de enero de 2014, podrán retener el pago del IVA hasta que hayan cobrado la factura. Se presenta como una norma importante, y lo es. Lo asombroso es que no se haya aprobado antes: ¿tengo que pagarle al Estado por una factura que no he cobrado Es el concepto del ciudadano como banquero del Gobierno, eso sí, sin cobrar intereses.

Otrosí: a Margallo apenas le interesa que los norteamericanos hayan espiado al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Bueno, quiere decir que ha dado cuenta de todos los procesos llevados a cabo para protestar contra el espionaje norteamericano. El único que no se ha atrevido a hacer es el único eficaz: denunciar a Obama públicamente.

Desastre Parot. Ahí estuvo bien Ruiz-Gallardón. Como ministro no opinó de López Guerra, el ex subsecretario con Zapatero, empeñado en cargarse la doctrina Parot. Simplemente recordó que el único magistrado español había votado contra España: contra la Audiencia Nacional y contra el Tribunal Supremo ¡Bien por Gallardón!

Eulogio López

[email protected]