El Tribunal de Justicia de Europa se ha cargado el céntimo sanitario. Lo ha hecho cono es habitual en tan alto tribunal cuando se trata de España, con premeditación y alevosía.

Miren ustedes, es cierto que los impuestos extra, al igual que todo tipo de cánones y tasas, son la forma en que los gobiernos actuales presionan aún más a los ciudadanos para someterlos a su dominio mediante el uso de la política fiscal. No, no me gusta el céntimo sanitario.  

Ahora bien, la progresía siempre intenta copar el poder judicial, tanto a nivel nacional como europeo. Y la progresía comunitaria todavía tiene una imagen de España mezcla de las procesiones de Semana Santa y los cavernícolas armados de garrotes y habitantes de cavernas.

Y esto, oiga, empieza a molestar un poquito.

Eulogio López

[email protected]