Sr. Director:
Francis John Beavis, ganadero de vacuno en Gloucestershire (Gran Bretaña) ha sido condenado a no poseer ni cuidar animales en lo que le queda de vida por crueldad con los animales.

También ha recibido una sentencia de 22 semanas en prisión (suspendida durante 2 años), a 240 horas de trabajo comunitario y a pagar 8.000 euros en costas.

Estoy de acuerdo que se multe a un ganadero si con sadismo maltrata a sus animales, aunque el principal perjudicado, en estos casos, sea el propio ganadero, pero me sorprende que una sentencia conlleve 22 meses de prisión por maltratar animales y que los que provocan abortos (muerte de seres humanos vivos e indefensos) queden libres, máxime cuando se trata de fetos maduros. Sinceramente, hay cosas en nuestra sociedad que cuesta comprender. ¿Qué estamos haciendo mal cabe preguntarse?

Domingo Martínez Madrid

[email protected]