• A pesar de la revalorización del euro frente a las otras monedas de sus inversiones, la compañía ha logrado aumentar su beneficio un 18,7%.
  • Gracias a su negocio internacional, que ya supone el 64% del total.
  • El grupo presidido por Antonio Huertas continúa liderando el sector.
  • Baste un ejemplo: el seguro de automóvil, donde alcanza una cuota de mercado del 20,5%, con un crecimiento en sus primas totales del 1,2%.
  • La deuda de 1.725,2 millones de euros, un 10,60% menos que en 2012, no parece ser un problema.
  • De hecho, su importante tesorería le ha permitido financiar el acuerdo de banca seguros con Bankia.
  • Además, el ahorro gestionado ha aumentado un 5,7%.
  • Sólo una incertidumbre: si se confirman los augurios de recuperación, los 1.400 millones de euros de revalorización de su cartera de inversiones en deuda pública, no se volverán a repetir.

Curioso el sector de seguros. Siempre me ha parecido el más críptico de los sectores regulados, quizás porque los problemas internos normalmente los han solucionado en casa con la Dirección General de Seguros (DGS), quizás por las peculiares estructuras de las inversiones o quizás por la firmeza que, al menos exteriormente, siempre han presentado sus entidades.

Mapfre acaba de presentar este martes sus cuentas del 2013, las primeras después de 'ciclón Bankia', que le obligó a realizar dotaciones por deterioro en su inversión que, según fuentes de la propia aseguradora, se pueden cifrar en unos 400 millones de euros. Por ello, una vez liberado de esta carga y con una cifra de deterioros de -244,9 millones de euros menos que en 2012 y a pesar de la incidencia de la revalorización del euro frente a las demás monedas de sus inversiones, ha alcanzado un resultado neto de 790,5 millones de euros, superior al del 2012 en un 18,7%. Sin la influencia de la revalorización del euro, el incremento en el resultado había sido del 26,6%.

La distribución de este resultado no ha presentado muchas sorpresas con lo que venimos viendo en otras grandes compañías. Así, el 64% proviene del negocio internacional, donde sobresale Brasil por sus resultados de 152 millones de euros, dentro de los 274,8 millones de Hispanoamérica y unos más que notables 370,9 millones para los negocios de la Península Ibérica.

Mapfre continúa liderando el sector de una forma clara y rotunda. Sólo cabe ver su cuota de mercado en una de la ramas más difíciles como es la de automóviles, con una cuota de mercado del 20,5% y con un incremento en sus primas totales del 1,2% para llegar a 21.835 millones de euros, que sin la influencia de la revalorización del euro habría supuesto el 8,1% de incremento. Realmente meritorio pues, en general, todas las compañías están viendo cómo se recortan los números de las primas facturadas. No iban a ser menos que el resto de los mortales en aguantar la crisis.

La deuda de Mapfre no parece ser un problema: 1.725,2 millones de euros, un 10,60% menos que el pasado ejercicio, y una importante tesorería que le ha permitido financiar la más importante apuesta comercial que supone el acuerdo suscrito con Bankia que le permitirá el acceso a más de 1.900 oficinas de la entidad para comercialización de sus productos, y la adquisición del 51% de Aseval y Laietana Vida, así como el 100% de Laietana Seguros Generales por un total de 151,7 millones de euros. Todo un reto para el resto del sector.

La compañía sigue demostrando su solvencia reputacional dentro de las aseguradoras. Prueba de ello es la cifra de ahorro gestionado, que llega a los 33.614,1 millones de euros, lo que equivale a un 5,7% de incremento interanual.

Sólo un pequeño detalle de incertidumbre: es posible que, si se confirman los augurios de recuperación, los 1.400 millones de euros de revalorización de su cartera de inversiones en deuda pública, no se volverán a repetir.

Rodrigo de Silos

[email protected]