• Eso sí, organización condicionada a las nuevas concesiones de Brasil y Chile.
  • El Ceo de Abertis busca autopista fuera de España.
  • Y a la empresa nacional de autopistas (ENA) no le corre ninguna prisa.
  • Tampoco entrará en AENA si la ministra Pastor no cambia la privatización global por concesiones particulares.
  • Al final, Abertis se convierte en un 85% en concesiones viales y un 15% en telecomunicaciones.
  • E Hispasat, sin cerrar.

Francisco Reynés, primer ejecutivo de Abertis (en la imagen), ha remodelado su equipo directivo. Es cierto que lo ha hecho tras la adquisición de las autopistas de OHL en Brasil y Chile y que ha tirado de gente de la casa, pero también lo es que los nombrados responden directamente a él y se han entendido bien con él desde su llegada a la casa.

Además, son ejecutivos que responden al nuevo organigrama temático de Reynés, que puede resumirse así: 85% autopistas y 15% telecomunicaciones.

En Abertis buscan autopistas fuera de España, aunque sean adquiridas en empresas extranjeras para consolidarse como el primer operador mundial.

Y ojo, a pesar de los rumores que corren en el sector construcción, Reynés no quiere entrar en la futura Empresa Nacional de autopistas: le interesan más las concesiones en el extranjero.

En telecos, está a la espera de cerrar la operación para hacerse con más del 51% de Hispasat, mientras intenta cambiar sus redes de soporte televisivo para darle prioridad a los operadores de telecomunicaciones.

Y ojo, tampoco le interesa AENA. Por el momento, la ministra Ana Pastor ha optado por privatizar un 49% de todo el grupo. A Abertis no le interesa eso. Le podría interesar -y más antes que ahora, cuando está vendiendo sus concesiones aeroportuarias en el exterior- que el Gobierno Rajoy optara por mantener la propiedad e irse a la concesión de aeropuertos concretos. Entonces sí.

En resumen, ha comenzado la era Reynés.

Eulogio López

[email protected]