• La secretaria general del Partido Popular  vende como un éxito la muleta europea y señala que ha sido fruto de duras y arduas negociaciones de Mariano Rajoy.
  • Insiste hasta la extenuación en que el macrocrédito comunitario servirá para hacer que fluya el crédito a pymes, autónomos y particulares.
  • Sin embargo, tal afirmación es dudosa, habida cuenta de las deudas contraídas por los bancos rescatables.
  • Afea a Rubalcaba que haya señalado que la operación perjudica la imagen de España.
  • Niega que en ningún caso la ayuda conseguida suponga una intervención externa de la economía española, aunque sí serán vigiladas, afirma, las instituciones bancarias.
  • No ha querido contestar si habrá subida del IVA.
María Dolores de Cospedal, número dos del Partido Popular (en la imagen), ha comparecido este lunes en rueda de prensa para vender como un éxito sin precedentes el "rescate" a la banca española por parte del eurogrupo.

Lo que De Guindos calificó en la rueda de prensa del sábado como "un préstamo en condiciones muy ventajosas, y no un rescate…", la presidenta de Castilla-La Mancha lo ha presentado como la victoria de una batalla, en un lenguaje épico que, dadas las circunstancias, chirría un poco. Nunca es un éxito tener que pedir dinero prestado o que te lo dejen a la fuerza, pero esa no es la opinión de Cospedal: "Hemos dado un paso de gigante este fin de semana al conseguir el Gobierno de España que, desde las instituciones comunitarias, se haya abierto una línea de crédito… No más de un 30% de las instituciones bancarias podrán acudir a esa línea de crédito". Eso ya se sabía, del total de las entidades, un 70% no necesitan, en principio, ayudas públicas, según datos ya publicados, con lo cual queda el 30% restante, esto es, Bankia, Cataluña Caixa, Novagalicia Banco y Banco de Valencia, de momento…Y aún así, Cospedal atribuye a ese 30% que ha precisado de socorro la facultad de hacer fluir a partir de ahora el crédito a pymes, emprendedores y autónomos. Cualquiera con dos dedos de frente sabe que el dinero que llegue tendrá que ser empleado, entre otras muchas cosas, para cumplir con las provisiones establecidas, pagar a los accionistas que adquirieron preferentes, por ejemplo, o a los que compraron cédulas hipotecarias.

Según Cospedal, en ningún caso la ayuda externa va a suponer una merma de la soberanía ni "una intervención externa por parte de las autoridades comunitarias en la gestión de la economía española…, aunque sí de las instituciones bancarias". Para Cospedal, el Gobierno seguirá en su política de control del déficit a sabiendas de que "hemos recuperado esa credibilidad, esa confianza que se nos ha dado". No han faltado las críticas a Rubalcaba por decir que el rescate perjudicaba la imagen de España: "Debería de ejercer algo de autocrítica (…) el agujero descubierto en Bankia ha perjudicado la imagen del Gobierno de Rajoy. La responsabilidad del control de las entidades financieras no se le puede pedir a este Gobierno". Ha recordado que fue el PSOE quien eliminó la obligación de alcanzar un equilibrio presupuestario por ley, y ha repetido como un mantra varias veces en que a partir de ahora va a fluir el crédito. Se le ha olvidado contestar a la pregunta sobre la subida de IVA sugerida por Europa. ¿La mejor frase de todas? Que el "rescate" ha sido fruto de duras y arduas negociaciones de Mariano Rajoy. Qué bien le hubiera venido a Gravina en el siglo XIX contar con la señora Cospedal como cronista de la batalla de Trafalgar. ¿Horacio Nelson? Un marinerillo al que le permitimos que se luciera. ¡Seguro!

Sara Olivo

sara@hispanidad.com