• Un año después de las explosiones, las organizaciones de la sociedad civil y las Iglesias piden a las autoridades paquistaníes que se haga justicia.
  • Los cristianos (y otras minorías religiosas) en Pakistán se enfrentan a la discriminación generalizada social e institucional, así como a amenazas y violencia, señala la ong Christian Solidarity Worldwide (CSW).
En Pakistán, un año después de las explosiones en la Iglesia católica de San Juan y en la Iglesia de Cristo (Anglicana), que ocurrieron el 15 de marzo de 2015 en Youhanabad, un barrio de Lahore, las organizaciones de la sociedad civil y las Iglesias piden a las autoridades que den un impulso a la investigación para hacer justicia por la masacre que causó unos 21 muertos y 80 heridos según cifras oficiales, informa Fides. Los atentados de Lahore han vuelto a poner en primer plano el tema de la seguridad de las Iglesias e instituciones cristianas en el país. "Las minorías religiosas en Pakistán -señala la ong Christian Solidarity Worldwide (CSW)-  se enfrentan a la discriminación generalizada social e institucional, así como a amenazas y violencia, alimentadas por el odio religioso propagado por los líderes influyentes que abiertamente incitan a la violencia contra las minorías no musulmanas. Esta situación se ve agravada por la impunidad". La sociedad civil insta al gobierno a poner en práctica las recomendaciones contenidas en un pronunciamiento del Tribunal Supremo de Pakistán en 2014, que pedía la creación de un grupo de trabajo especial para las minorías, para tomar medidas destinadas a frenar las expresiones de odio y para desarrollar planes de estudios apropiados y destinados a promover la tolerancia religiosa y social. José Ángel Gutiérrez joseangel@hispanidad.com