PepsiCo ha aumentado tanto el beneficio neto (+39,7%) como las ventas (+7%) en el primer semestre gracias en gran parte a los mayores precios, para intentar afrontar la inflación de costes. Y su presidente y CEO, el español Ramón Laguarta, ha vuelto a elevar la previsión de ingresos orgánicos anuales: ahora la ha situado en el 10%, después de que a finales de abril pasara del 6% al 8%.

La multinacional de refrescos y aperitivos con sede en Purchase (EEUU) ha logrado un beneficio neto de 5.635 millones de euros en el primer semestre, lo que supone un 39,7% más que hace un año. Por su parte, las ventas han aumentado un 7%, a 36.071 millones. Unas cifras a las que ha contribuido la subida de precios (+12%) adoptada para compensar el encarecimiento de los costes de envasado y transporte, y que ya se vio en parte en el primer trimestre (+10%). Además, este encarecimiento no ha supuesto una desaceleración de la demanda, según ha señalado su director financiero, Hugh Johnston, en una entrevista en Reuters. “A diferencia de automóviles, vivienda u otros bienes duraderos como las lavadoras, somos una especie de regalo asequible, incluso cuando los tiempos son más difíciles”, ha añadido en declaraciones a The Wall Street Journal.

Hugh Johnston apuntado que “en un mundo en el que estamos viendo cosas como el aceite vegetal, los granos y los precios de los envases aumentando drásticamente, me sorprendería si no hubiera más aumentos de precios en el transcurso del próximo año”

PepsiCo ha logrado sobreponerse en el conjunto del primer semestre al tropiezo que ha tenido en Rusia, donde suspendió operaciones (en concreto, ventas e inversiones) el pasado 8 de marzo tras el inicio de la invasión rusa de Ucrania y la guerra. En el segundo trimestre fiscal, finalizado a mediados de junio, se ha anotado un impacto adverso de 1.392 millones por el deterioro del valor de activos y amortizaciones en Rusia. Eso sí, los ingresos han ascendido a 20.028 millones, superando las estimaciones del consenso de analistas: la cifras ha supuesto un 5,2% más en términos absolutos y un 13% más en términos orgánicos, sin el impacto del tipo de cambio y las variaciones del perímetro contable. La mayor parte de los ingresos los han aportado las divisiones de bebidas (6.060 millones) y de aperitivos (5.130 millones) de Norteamérica. Y por cierto, ante la suspensión de ventas de PepsiCo y de su rival, Coca-Cola, en Rusia, Chernogolovka, una empresa de bebidas que lleva el nombre de un pueblo situado las afueras de Moscú que fabrica cola y otras bebidas, espera saciar la sed de los rusos incluso suministros a los establecimientos de Burger KingKFC.

“Estamos satisfechos con nuestros resultados del segundo trimestre, ya que nuestro impulso comercial continuó a pesar de la actual volatilidad macroeconómica y geopolítica y los niveles más altos de inflación en nuestros mercados”, ha señalado Ramón Laguarta. Por su parte, Hugh Johnston ha apuntado que “en un mundo en el que estamos viendo cosas como el aceite vegetal, los granos y los precios de los envases aumentando drásticamente, me sorprendería si no hubiera más aumentos de precios en el transcurso del próximo año”, y PepsiCo tiene margen para seguir haciéndolo.