• Otra cosa es que le guste al presidente del BBVA: recuerden que fue él quien echó a Goirigolzarri.
  • Para el presidente de Bankia, fue una auténtica tragedia, incluso personal, trasladarse a Madrid.
  • Y nunca ha renunciado a volver al que considera su banco.
  • Eso sí, está totalmente vinculado -hasta emocionalmente- al proyecto Bankia… "para siempre".

José Ignacio Goirigolzarri ha tenido que marcharse a Londres para reconocer lo que todo el mundo sabía: que le encantaría volver al BBVA… como presidente, claro está. Ha sido este lunes, en una entrevista publicada en el Financial Times, con motivo del road show que está llevando a cabo para explicar al mercado -a los fondos- el nuevo plan estratégico de la entidad. Fue precisamente durante la presentación de ese plan en Madrid, el martes 27 de febrero, cuando Goiri negó cualquier posibilidad de fusión, incluido el BBVA: "No tenemos en las mesa, ni apareciendo por la mesa, ningún tipo de operación corporativa", aseguró entonces a la prensa. Ahora, menos de una semana después, reconoce que la fusión con BBVA tendría un "encaje perfecto". Es la gran operación ideada por el saliente Luis de Guindos y adelantada por Hispanidad. Claro que existe un obstáculo no menor llamado Francisco González (a la izquierda de Goirigolzarri, en una imagen de archivo). Recuerden que fue él quien echó a Goirigolzarri del BBVA cuando era el consejero delegado, y nombró como sustituto a Ángel Cano. Ahora bien, FG, que no quiere abandonar el banco a pesar de que el BCE le ha dicho que se tiene que marchar cuando cumpla 75 años (octubre de 2019), afirmó durante la presentación de resultados de 2017, que ya no le interesan los banco físicos. También rechazó una fusión con Bankia: "A mí nadie me ha llamado", dijo. Ahora bien, mucha digitalización y mucha gaita, pero luego reconoció que "si apareciera una entidad clara, limpia y solvente, lo analizaríamos. Al final, todos queremos ganar clientes". En definitiva, FG es un obstáculo, como mínimo, hasta octubre de 2019. Y dos meses después -diciembre 2019- finaliza el plazo para privatizar Bankia, si es que el Gobierno no lo amplía. Sólo hay una posibilidad de que FG aceptara la fusión con Bankia: quedarse él como presidente, es decir, prolongar su mandato. Pero en ese caso, ¿aceptaría Goiri? Porque el presidente de Bankia no renuncia a su sueño: volver al que siempre ha considerado su banco. Para Goirigolzarri fue una tragedia, incluso personal, abandonar Bilbao y trasladarse a Madrid. Es más, si por él fuera, no sería el BBVA sino el BB a secas. Mientras tanto, eso sí, Goiri insiste en su unión con Bankia. "Estoy totalmente vinculado emocionalmente a este proyecto y estoy comprometido para siempre", aseguró hace seis días. Pablo Ferrer [email protected]