• El 46% de los directivos reconoce que en sus empresas se han parado inversiones.
  • Un 42% de los directivos y profesionales trasladarían total o parcialmente sus empresas en caso de DUI.
  • El 48% de directivos ha visto afectado su clima laboral.
  • Un 19% de directivos afirma que en sus empresas ha habido algún tipo de boicot comercial, viniendo éste principalmente de fuera de Cataluña.
  • Todo ello lo revela un informe titulado 'Refem Empresa, Refem Catalunya' (Rehagamos Empresa, Rehagamos Cataluña) elaborado por Fernando Trias de Bes.
El economista y escritor Fernando Trias de Bes ha realizado un informe titulado "Refem Empresa, Refem Catalunya" (Rehagamos Empresa, Rehagamos Cataluña), que basa sus conclusiones en una encuesta hecha un total de 123 directivos de compañías catalanas que dan empleo a unas 158.000 personas. El colectivo objeto de estudio han sido directivos y profesionales, y no empresas. Estas son algunas de sus conclusiones: El 42% de los directivos cree que el conflicto político va a evolucionar positivamente, pero solo un 1% cree que habrá una evolución positiva del empleo, inversión y volumen de negocio de su sector de actividad. El 46% de los directivos reconoce que en sus empresas se han parado inversiones. La esperanza es que nada se ha cancelado definitivamente aún. Uno de cada cuatro directivos han reducido sus presupuestos y la contratación de personas para el año que viene. La gestión del conflicto en los próximos meses va a ser determinante para la economía catalana. Un 42% de los directivos y profesionales trasladarían total o parcialmente sus empresas en caso de DUI, afectando a personas y operaciones. Un 31% no desplazarían sus negocios pero reducirían sus inversiones total o parcialmente en Catalunya, previendo una reducción relevante de sus ventas y plantillas. Solo uno de cada cuatro directivos afirma que no afectaría a sus negocios o que se vería capaz de lucharlo tanto aquí como fuera de Catalunya. El 48% de directivos ha visto afectado su clima laboral. El 12% reconoce al menos un despido o no renovación debido a situaciones internas derivadas del conflicto. Las huelgas sólo han afectado al rendimiento de una de cada tres empresas. Destacan los comentarios de directivos sobre la pérdida de concentración o tiempo destinado a seguir el conflicto o dar explicaciones a clientes, personal o inversores. El 58% de los directivos afirma que alguna de las más de 2.000 empresas trasladadas es cliente o proveedor suyo. De estos, casi uno de cada tres directivos afirma que el traslado de sede de sus clientes o proveedores les afecta. Los motivos de cambios de sede estuvieron claramente relacionados con la seguridad jurídica y regulatoria. Un 19% de directivos afirma que en sus empresas ha habido algún tipo de boicot comercial, viniendo éste principalmente de fuera de Catalunya. Entre directivos de grandes empresas y multinacionales es el 33% de los directivos el que informa de boicots comerciales. Un 56% de los directivos afirma que le han bajado las ventas de sus empresas debido a la crisis catalana y a un 43% no le han afectado. El conflicto produce pérdidas de clientes y desde múltiples orígenes. Un 44% de los directivos encuestados reconoce pérdidas de clientes. Está creándose un auténtico problema de relaciones comerciales. El 98% de los directivos considera que la situación y perspectivas políticas afectan a la internacionalidad de la economía catalana. La inversión extranjera directa, la marca Barcelona y las operaciones corporativas son las tres cuestiones más afectadas. Las marcas Barcelona y Catalunya lastran cuando antes sumaban. El grado de preocupación de los directivos sobre la situación política es superior al de otros factores puramente empresariales para el 80% de los directivos. El grado de preocupación personal de los directivos respecto a la cuestión catalana es unánime, obteniendo un 91% de menciones la preocupación "alta" o "muy alta". Andrés Velázquez [email protected]