• Mientras, Puigdemont se da un baño de masas en Bruselas rodeado de 200 alcaldes secesionistas.
  • Y el ministro del Interior asegura que el Gobierno respetará el resultado del 21D.
  • ¿Y qué hacemos si ganan los separatistas?
Este martes a las doce de la noche se cierra el plazo para que los partidos presenten coaliciones de cara a las elecciones catalanas del 21 de diciembre. En el momento de escribir estas líneas todo hace indicar que los únicos que no irán en solitario serán Podem Cataluña y Cataluña en Comú. Efectivamente, en Podemos se ha impuesto el 'sí' en el referéndum interno impulsado por Pablo Iglesias desde Madrid. El resultado ha desembocado en la dimisión del secretario general de Podem, Alabano-Dante Fachin, y de otros ocho miembros del Consejo Ciudadano Catalán. El camino para ir con el partido de Ada Colau (en la imagen junto a Iglesias) a las elecciones autonómicas queda así expedito. Mientras, Puigdemont se da un baño de masas en Bruselas rodeado de 200 alcaldes separatistas. Desde allí, además de asegurar estar preparado para ir a la cárcel, el expresident habla de internacionalizar el asunto y amenaza con llevar al Gobierno Rajoy ante Estrasburgo: "España pasará vergüenza en los tribunales internacionales", ha señalado. En suelo español, concretamente en el Senado, el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha afirmado que el Ejecutivo respetará el resultado del 21D. No puede ser de otra manera. Ahora bien, ¿qué ocurrirá el 22D si ganan los separatistas? ¿Volverá el Gobierno a aplicar el 155 y convocará nuevos comicios? No, el 21D no soluciona el problema. Tampoco si pierden los nacionalistas. Pablo Ferrer [email protected]