• Presume de elaborar propuestas centradas en cumplir los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), ahora llamados ODS, entre 2007 y 2016.
  • Bajo el término políticamente correcto de 'salud reproductiva' se ampara el aborto y la inundación de anticonceptivos.
  • Al mismo tiempo, hace gala de ser muy verde y responder al cambio climático y a la definición de la Agenda 2030.
  • Eso sí, no se olvida de otras cosas mucho más importantes: destinó 358 millones a atender a 3,5 millones de personas en España en 2016.
  • El reparto: Acogida y Asistencia (80,3 millones); Empleo y Economía Social (73); Mayores (39); Familia, Infancia y Juventud (26) y Cooperación Internacional (casi 30).
  • De las más de 72.000 personas que participaron en Programas de Empleo, el 23% logró acceder a un puesto de trabajo.
Parece que se puede hablar de Cáritas como la institución de la Iglesia Católica que defiende la salud reproductiva. Así, se refleja en la evaluación de su respuesta a las personas en exclusión social durante la última década, que ha presentado este miércoles junto a la memoria anual de 2016. Cáritas señala que "sin desviar el foco de la urgencia de responder a las situaciones coyunturales, como las derivadas de la crisis, no ha dejado de canalizar hacia los países del Sur los recursos necesarios para erradicar la pobreza derivada de un imperfecto modelo socioeconómico". Hasta aquí bien, lo malo es que presume de realizar proyectos y "elaborar propuestas orientadas al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM)". Conviene recordar que estos fueron actualizados en 2015 por la ONU y rebautizados como Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Bajo el término políticamente correcto de 'salud reproductiva', los ODS amparan el aborto y la inundación de anticonceptivos. No sorprende que la ONU vaya por este camino, pero sí que cuente con el apoyo de Cáritas. Al mismo tiempo, la institución católica hace gala de ser muy verde y de responder al cambio climático y a la definición de la Agenda 2030. Esta última, como saben, mucho más ambiciosa que los Acuerdos de París. Eso sí, Cáritas, afortunadamente no se olvida de otras cosas mucho más importantes: destinó 358 millones de euros a atender a 3,5 millones de personas en España en el año 2016. Dicha cuantía se repartió de la siguiente manera: Acogida y Asistencia (80,3 millones); Empleo y Economía Social (73); Mayores (39); Familia, Infancia y Juventud (26) y Cooperación Internacional (casi 30). Es de destacar su trabajo por la inserción laboral, pues de las  más de 72.000 personas que participaron en Programas de Empleo, el 23% (16.597) logró acceder a un puesto de trabajo. Además, sus 49 entidades de Economía Social ofrecieron 1.445 empleos, de los que 615 fueron de inserción. Cristina Martín [email protected]