• El expresidente de la entidad ha afirmado ante el juez que el Banco de España y el FROB conocían los elevados sueldos de los directivos.
  • "Había que mantener al equipo directivo de la caja", ha asegurado el exministro socialista.
  • Según él, subió los sueldos de los directivos en plena crisis para dar empuje económico a la entidad.
  • Este lunes han comenzado ha declarar los 54 imputados acusados por un presunto delito de administración desleal.

El que fuera vicepresidente del Gobierno de España con Felipe González y expresidente de Caixa Catalunya, Narcís Serra (en la imagen) ha asegurado este lunes que, tanto el Banco de España como el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), conocían los sueldos de los directivos de la entidad.

Así se lo ha hecho saber este lunes al titular del Juzgado de Instrucción 30 de Barcelona, Josep María Pijuan. Dicho de otra manera, Serra se ha escudado en el exgobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordoñez (MAFO) y en el FROB para justificar la subida de sueldos de la cúpula de la entidad en plena crisis y en plena debacle de la propia entidad.

Pero aún hay más. Serra ha admitido que la subida de las retribuciones tenía un objetivo: "mantener al equipo directivo de la caja". Habría que preguntarle si, vistos los resultados cosechados, más bien habría que haber hecho lo contrario: echarlos a todos a la calle, él incluido.

Pero no, según Serra, había que dar empuje económico a la caja y qué mejor manera que subir los sueldos a los mismos que la habían llevado al desastre. Eso sí que es Management de alto nivel. A pesar de todo, el expresidente de Caixa Catalunya ha calificado su gestión al frente de la entidad de "legal", "leal" y "conveniente". Casi nada.

A partir de este lunes pasarán, además de Serra, los otros 53 imputados por un presunto delito de administración desleal. Entre ellos, Adolf Todó, entonces director general de la caja y predecesor de Carlos Pla al frente de Catalunya Banc.

Pablo Ferrer

[email protected]