• Una medida de la que se aprovechan las multinacionales con filial en España.
  • Con ello, más la supresión de otras desgravaciones, el Gobierno espera recaudar 6.000 millones de euros.

Decíamos ayer que el Gobierno de Mariano Rajoy no encuentra otra forma de estabilizar el déficit público que freírnos a impuestos.

Sin embargo, al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro (en la imagen) ha tenido una buena idea: suprimir, o reducir con un límite, la desgravación por intereses de deuda.

El asunto es sencillo, además de una auténtica vergüenza. Multinacionales con presencia en España trasfieren activos y, sobre todo, deuda de la matriz a la filial española, porque resulta que los intereses desgravan en España mucho más que en otros países de nuestro entorno. Nuestro país es un chollo para estas empresas y lo ha sido durante todo el Zapaterismo. Ahora se trata de poner un límite a esa desgravación. En resumen, una buena media, que no gravará más el bolsillo de los españoles.

También se suprimirán otras desgravaciones fiscales, sobre todo en el impuesto de sociedades y con ello Hacienda asegura que se recaudarán 6.000 millones de euros.

Eulogio López

[email protected]