• El buscador ha conseguido algo impensable en estos momentos: la unión de republicanos y demócratas.
  • Tanto el Senado como el Congreso de Estados Unidos amenazan a Europa: trocear el buscador tendrá un "efecto negativo" en la "relación comercial entre EEUU y la UE".
  • USA no juega a telecos -infraestructuras-, juega a los contenidos, algo mucho más grave.
  • Google fue el mayor donante de dinero en las últimas elecciones de EEUU.

La historia es la siguiente: el Parlamento europeo vota este jueves una resolución en la que pide a la Comisión Europea -la única con poder para hacer algo-, una resolución en la que, al menos, sopese la posibilidad de obligar a los buscadores -a Google, fundamentalmente- a trocear sus actividades: por un lado, buscar; por otro, las demás actividades comerciales.

En otras palabras, populares y socialistas instan a la Comisión para que ponga fin al monopolio de Google, algo a lo que se opuso Joaquín Almunia durante su mandato como comisario de Competencia. La petición de los parlamentarios viene precedida de una investigación de cuatro años en la que se pone de manifiesto el abuso de posición dominante de Google, que discrimina a sus rivales en los resultados que ofrece a los usuarios europeos.

En Estados Unidos, la votación no ha sentado nada bien. De hecho, Google ha logrado algo impensable en estos momentos: unir a republicanos y demócratas, que han salido en tromba para defender a 'su' buscador. No olvidemos que la empresa que preside Eric Schmidt (en la imagen) fue la que más dinero donó en las últimas elecciones de Estados Unidos. Eso sí que es lobby y lo demás son tonterías. Queda claro que en EEUU hay dos poderes actualmente: la Reserva Federal y Google.

No es broma. Se lo han tomado tan en serio que han pasado directamente a la amenaza. Concretamente, los líderes de los dos partidos en el comité de Finanzas del Senado y del Congreso consideran que la propuesta "construye muros en lugar de puentes y no parece tener en cuenta el efecto negativo que tales políticas podrá conllevar sobre la relación comercial entre EEUU y la UE", según ha publicado Financial Times.

Está claro que EEUU no juega a telecos -a infraestructuras- aunque una de las  mayores telecos del mundo, AT&T, es norteamericana. No, los norteamericanos juegan a los contenidos, algo mucho más interesante o, si lo prefieren, mucho más grave. Significa controlar la información.

Según los congesistas estadounidenses, la resolución podría "disuadir la innovación continua y la inversión de las empresas de Internet con sede en EEUU". Pues, ¿saben qué les digo Que mejor. Total, Google en Europa no invierte prácticamente nada, ni tampoco paga todos los impuestos que debería.

Pablo Ferrer

[email protected]