• Primer indicador: la compraventa de viviendas, que crece un 16,3% en junio (30.231 transacciones).
  • Algo que también avalan los datos del INE, pues en el sexto mes se encadenaron cuatro meses de crecimientos consecutivos interanuales.
  • Segundo: los precios continúan a la baja (-5,7%), tras los descensos de marzo (-4,8%) y mayo (-4,5%) y el leve repunte de abril ( 0,7%).
  • Lo confirma la sociedad de tasación Tinsa, pues aseguró que en julio la vivienda acumula ya un ajuste del 40,3% desde los máximos alcanzados en 2007.
  • Tercero: los préstamos hipotecarios para adquisición de vivienda subieron un 37,6% en el sexto mes del año, aunque su cuantía cayó un 5,1% interanual.  

Parece que el sector inmobiliario camina poco a poco hacia la recuperación, lo cual es una muy buena noticia. El último dato que confirma esta tendencia no proviene de unos expertos cualesquiera, sino de los que más saben cómo va la compraventa de viviendas en nuestro país, es decir, de los notarios, ya que tienen que actuar como intermediarios en dicha transacción.

Vayamos pues con las cifras. Según la última estadística del Consejo General del Notariado, la compraventa de viviendas se situó en junio en 30.231 transacciones, un 16,3% más respecto al mismo mes de 2013. Un repunte que baja ligeramente al 13,4% en la serie corregida de estacionalidad y que se debe a la normalización de las operaciones, tras el fin de la deducción por compra de vivienda, así como a la estabilización de las ventas mensuales. Causas que también se observan en los incrementos producidos en marzo ( 37,6%), abril ( 11,1%) y mayo ( 1,4%).

Pero no sólo los datos de los notarios confirman la mejora en la compraventa de viviendas, sino también los ofrecidos por el Instituto Nacional de Estadística (INE) en los últimos meses. Veámoslo con números. El sector inmobiliario despegó en junio ( 8,8%) y encadenó cuatro meses de crecimientos consecutivos interanuales, debido a que en marzo tuvo su primera subida en diez meses, ya que se disparó un 22,8%, luego frenó un poco su entusiasmo, pues en abril creció un 5,3% y subió también en mayo con paso firme ( 5,4%).

A la vista de los datos del Consejo General del Notariado y del INE no hay ninguna duda de que la compraventa de viviendas va por el buen camino, es decir, por el de los aumentos, ya que las transacciones se mueven al alza mes a mes. Pero los notarios también ofrecen datos sobre los precios del sector inmobiliario, que se comportan de manera bien distinta, afortunadamente, pues su rumbo es a la baja.

En el sexto mes del año, el precio promedio por metro cuadrado se situó en 1.214 euros, un 5,7% menos respecto a junio de 2013. La cuantía ha sido 34 € inferior a la mostrada en marzo (1.248 €), bastante parecida a la de abril (1.216 €) y ligeramente superior a la de mayo (1.200 €). Además, en la comparación interanual, también se demuestra la tendencia de abaratamiento: marzo (-4,8%), abril fue el único mes de los cuatro analizados en el que repuntó un poco ( 0,7%) y mayo (-4,5%).

Pero los intermediarios en la compraventa de viviendas no son los únicos que certifican el descenso en el precio de la vivienda, también lo hace la sociedad de tasación Tinsa, pues aseguró que en julio acumula ya un ajuste del 40,3% desde los máximos de 2007. En concreto, señaló que en el séptimo mes del año la caída fue del 4,4% interanual, más de un punto superior a la registrada en junio (-3%). También merece la pena mencionar que Tinsa cifra el stock de viviendas por debajo de 400.000, el cual seguirá reduciéndose, como también apunta la estadística del Ministerio de Fomento, y crecerán los visados de obra nueva.

Los notarios presentan un tercer indicador, tras la cifra de transacciones y el precio, que también es significativo para valorar la salud del sector inmobiliario: los préstamos hipotecarios para adquisición de vivienda. Estos subieron un 37,6% durante junio, sin embargo su cuantía se cayó un 5,1% interanual, hasta los 106.639 €. Una bajada  que no extraña dada la situación del crédito en nuestro país, pues, aunque ha mejorado, aún no es suficiente.

¿Cómo será el futuro No tenemos una bola de cristal para saber qué pasará con el sector inmobiliario, aunque algunos expertos tienen muy buenos augurios. Como los del director general comercial de Tinsa, Íñigo Valenzuela, que señala que los precios del mercado residencial se estabilizarán a finales de año, por la consolidación del empleo y del sistema financiero, así como por el empuje del apetito inversor. Además sitúa el aumento de las compraventas de viviendas entre el 15% y el 25% interanual.

Esperemos que se cumplan sus augurios, aunque solo el tiempo lo dirá. También habrá que ser cautelosos con la segunda burbuja que aparece en el sector, la financiera, que podría crecer con el abaratamiento de los pisos, a pesar de que la colonización inmobiliaria ayudará a pinchar la primera burbuja.

Cristina Martín

[email protected]