• Hablamos del seguro de responsabilidad civil.
  • La compañía considera que no puede asumir los riesgos ante posibles demandas desde que el Tribunal Constitucional suspendiera la Ley de Transitoriedad Jurídica.
  • Es decir, la referente a la independencia de Cataluña.
Ya no son sólo las empresas que se marchan -unas 700 en lo que va de mes- sino los contratos que algunas de ellas tienen con la administración y los organismos catalanes. Por ejemplo, SegurCaixa Adeslas, que este martes ha rescindido la póliza de seguro de responsabilidad civil que tenía con el Parlament. Y lo ha hecho de manera unilateral, al considerar que las condiciones de la póliza no son las mismas desde que el Tribunal Constitucional suspendiera la Ley de Transitoriedad Jurídica, aprobada por el Parlamento catalán el pasado 8 de septiembre. Según la compañía, el cambio en las condiciones no es asumible. Dicho de otra manera, la actividad parlamentaria en Cataluña es de alto riesgo, tanto que a la compañía no le merece la pena cubrirlo. La decisión no es menor y supone un duro golpe para los separatistas. No en vano estamos hablando de la aseguradora más importante de España en el sector salud, con una cuota de mercado del 25% y más de 3,6 millones de clientes. Muy mal ha tenido que ver el asunto para, al final, romper el acuerdo. Esta decisión de la aseguradora propiedad de Mutua Madrileña (50%) y de VidaCaixa (49,9%), se une a la adoptada el pasado 9 de octubre de cambiar su sede social de Barcelona a Madrid, donde se ubican las oficinas centrales de la compañía. Pablo Ferrer [email protected]