• Pide a Rajoy, en tono crítico, que "impida el ridículo" de que Puigdemont aparezca en el Parlament o haya una "investidura telemática".
  • Asegura el respaldo al Gobierno, a pesar del revés del Consejo de Estado "porque lo importante es impedir la investidura".
  • Pero no olvida los errores del Ejecutivo por su mala gestión antes y después del referéndum del 1-O.
El presidente del Gobierno Mariano Rajoy no habló con el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, para abordar el recurso al Tribunal Constitucional con el que impedir la investidura de Carles Puigdemont, pero sí que habló con Pedro Sánchez, secretario general del PSOE. El Ejecutivo pidió, como es preceptivo, un informe al Consejo de Estado, que truncó la opinión del Gobierno, al no ver "fundamentos jurídicos" para adoptar esta decisión. En ese contexto, Rivera ha dicho que "si los escritos se equivocan o se han hecho mal, hay que preguntar al Gobierno. El PP no ha consultado nada. Este revés del Consejo de Estado se lo ha llevado solo porque no ha consultado con nadie. Pregunten a la vicepresidenta cómo han hecho el escrito y cómo lo han formulado". En suma, la decisión corresponde al Gobierno y "si se equivoca, tendrá que dar explicaciones", lo que no quiere decir que Ciudadanos mantenga su "lealtal", aunque no ha sido consultado al respecto . "La decisión le corresponde al Gobierno. Es el único que tiene la obligación de impugnar" la investidura de Puigdemont. Pero ha pedido al presidente que "impida el ridículo" de que Puigdemont aparezca en el Parlament o "investidura telemática". Es "un prófugo de la Justicia y por tanto es responsabilidad única de Rajoy y del Ministerio del Interior impedir que sea investido". Rivera se ha referido también a los errores que se puede cometer  el PP "por pensar más en su partido que en España". No es la primera vez que lanza ese dardo, consciente de la preocupación y tensión que hay en el PP tras los resultados de Cataluña y el temor a que el impuso de Ciudadanos puede arrebatarles espacios en las próximas elecciones. Eso sí: Rivera quiere mantener ese discurso de partido de Estado que cree que le ha proporcionado los buenos resultados. "A pesar de los errores del Gobierno, de su mala gestión el 1-O, hemos sido leales y lo seguiremos siendo. Si el Gobierno cree que ésa es la fórmula adecuada (el recurso al TC pese al informe desfavorable del Consejo de Estado), lo apoyaremos. Si a pesar del revés siguen adelante, lo apoyaremos, porque lo importante es impedir la investidura". Pero ha matizado: "Y si el Gobierno se equivoca tendrá que dar explicaciones". Andrés Velázquez [email protected]