• Hacienda abre una investigación al secretario general del nuevo partido por sospechas de fraude fiscal.
  • Lo que no deja dudas de que el 'número 1' tiene un problema fiscal, como contó Hispanidad, aunque la lupa estaba hasta ahora sobre Juan Carlos Monedero.
  • La cuerda se tensa: hace unas semanas, el Congreso aprobó la ley orgánica de control de la actividad económica y financiera de los partidos, que les prohíbe recibir dinero de gobiernos extranjeros.
  • Y más reacciones a la 'hipocresía' de Podemos. El ministro Soria aconseja a Monedero aplicarse las lecciones que "da a diestro y siniestro".
  • Mientras, la titular de Fomento les pide "menos lecciones y más cumplir con las obligaciones" y le gustaría hablar con ellos sobre su programa de gobierno.

El PP se juega mucho en las próximas elecciones y por ello está dispuesto a hacer todo lo que sea necesario para acorralar a Podemos, que aún tiene un gran éxito en las encuestas, como en la del CIS. Lo que quieren los 'populares' es desenmascarar del todo al nuevo partido, al que ya se le ha empezado a caer el disfraz por los escándalos que han protagonizado sus líderes últimamente.

En este sentido, el próximo objetivo del PP es la imputación del secretario general de Podemos, Pablo Iglesias (en la imagen). Y cada día dan un paso más para conseguirlo. La última hora es que el Ministerio de Hacienda le ha abierto una investigación por sospechas de fraude fiscal, según ha informado elEconomista, pues menudo es su titular, Cristóbal Montoro, para dejar escapar a un engañador del Fisco. Esto no deja dudas de que el 'número 1' de Podemos tiene un problema fiscal, tal y como contó Hispanidad, aunque la lupa estaba hasta ahora sobre Juan Carlos Monedero.

En concreto, la Agencia Tributaria ya investigaba las cuentas del 'número 3' y las de su empresa, Caja Resistencia Motiva 2. Ahora sumará las declaraciones de impuestos de Iglesias y las de su asociación sin ánimo de lucro Producciones Con Mano Izquierda (CMI), cuya cúpula abandonó el pasado mes de septiembre. ¿Por qué? ¿Tenía algo que ocultar? El tiempo y los inspectores lo dirán.

Pero la cuerda también se tensa para Podemos como partido político. En concreto, hace unas semanas, el pleno del Congreso aprobó la ley orgánica de control de la actividad económica y financiera de los partidos políticos, la cual les prohíbe que puedan recibir dinero de gobiernos extranjeros. Y es que con la nueva ley esta práctica será delito y el responsable económico-financiero de la formación podría enfrentarse a penas de prisión de uno a cinco años.

En los escándalos que atañen a los líderes de Podemos ha salido a la luz que podrían haber recibido dinero de otros países de forma personal o a través de sus empresas. Iglesias de Venezuela e Irán y Monedero, por asesorar a los gobiernos de Venezuela, Bolivia, Nicaragua y Ecuador en 2013. Sin embargo, si este dinero hubiera ido para financiar a Podemos, en la anterior ley sólo sería una falta administrativa y una sanción económica, que obligaría a pagar el doble del dinero recibido.

Pero no sólo el PP está en contra del nuevo partido, el arco parlamentario también se conjura contra su 'hipocresía'. Este martes ha habido más reacciones, en concreto, de dos miembros del Gobierno. El ministerio de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, ha aconsejado a Monedero que se aplique las lecciones que "da a diestro y siniestro". "Cada uno debe ser responsable de lo que hace y de lo que no hace", ha subrayado y ha señalado que comparte "plenamente todo lo que ha dicho Montoro".

Por su parte, la titular de Fomento, Ana Pastor, ha pedido a los líderes de Podemos "menos lecciones y más cumplir con las obligaciones" y ha afirmado que le gustaría hablar con ellos sobre su programa de gobierno porque "los cuentos están muy bien, pero luego hay que ver la realidad de las cosas". Además ha comentado que no es igual ir a un "plató" de televisión que gestionar los recursos públicos.

Cristina Martín

[email protected]