• El organismo presidido por Luis María Linde también pide "incrementar la flexibilidad salarial" para evitar la destrucción de empleo.
  • Certifica la recuperación de la inversión residencial y del sector de la construcción.
  • De hecho, Malo de Molina cree que el ajuste del sector inmobiliario "se ha completado".
  • Y destaca que la inversión empresarial mostró "un tono positivo al inicio de 2015".
El Banco de España ha publicado su Boletín Económico de abril en el que subraya que el consumo de los hogares ha comenzado el año con la misma fuerza con la que acabó 2014, impulsado por la buena tónica del empleo y las condiciones financieras: "El comportamiento dinámico del gasto de los hogares en el período más reciente se sustenta en el dinamismo del empleo y en la mejora de los condicionantes de naturaleza financiera de los últimos meses". Además, el Banco de España también destaca que la inversión empresarial mostró "un tono positivo al inicio de 2015". Entre los indicadores de carácter cualitativo, se produjo un nuevo avance en marzo en el clima de confianza de los productores de bienes de equipo, mientras que, entre los cuantitativos, despuntó el avance con que cerraron el trimestre las matriculaciones de vehículos de carga. En cuanto al empleo, el Banco de España comenta que siguió mostrando un "comportamiento favorable" con un aumento intertrimestral de la ocupación en el primer trimestre en términos desestacionalizados y con creación de empleo de forma generalizada por ramas de actividad. Por tipo de contrato, el Banco de España constata un aceleración de asalariados con contrato indefinido entre enero y marzo, aunque también afirma que se mantuvo el mayor dinamismo de la contratación temporal. Sobre los salarios, observa un incremento salarial en los primeros meses porque muchos asalariados tienen un convenio firmado en ejercicios anteriores. Además, según la información de las grandes empresas, la retribución media subió un 0,9% en enero y febrero, aunque esto se explicaría por un factor de naturaleza transitoria ligado a la recuperación de una cuarta parte de la extra de 2012 por parte de las empresas públicas. No obstante, afirma que el "incremento en la flexibilidad salarial" asociado a las reformas de la negociación colectiva podría mitigar la destrucción de empleo ante caídas futuras de la demanda, después de constatar que durante la recesión de 2008, la regulación de la negociación colectiva que introducía mínimos salariales de "obligado cumplimiento" para todas las empresas fue una de las "rigideces" que hicieron caer sobre el empleo la mayor parte de los ajustes. En cuanto a los precios, el banco emisor repasa la moderación del ritmo de caída del IPC en los primeros meses de 2015 y se refiere también a las presiones inflacionistas futuras al asegurar que los componentes no energéticos de los índices de precios de bienes industriales, tanto de producción nacional como importados, mostraron cierta aceleración. Por otra parte, certifica que en los tres primeros meses del año continuó la recuperación de la inversión residencial que comenzó el año anterior y asegura que desde la óptica de la demanda, las transmisiones de viviendas han prolongado en los dos primeros meses del año la tendencia ascendente de finales del ejercicio precedente. Además, "los datos más recientes de los indicadores contemporáneos de la construcción apuntan a una continuación de la mejora de la actividad del sector", añade. En este sentido, subraya el incremento de afiliados a este sector y el aumento del consumo de cemento. "Esta mejoría también es perceptible en los indicadores de la actividad futura. En concreto, en enero se aceleraron los visados de obra nueva, tanto residencial como no residencial", asegura el informe. En ese sentido, el director de Estudios del Banco de España, José Luis Malo de Molina, ha proclamado esta mañana que "el ajuste del sector inmobiliario, en principio, se ha completado" y que "las perspectivas son de inicio de una posible recuperación". Ha añadido que el ajuste ha sido "inusitado" y que, entre otras cosas, se desconoce a ciencia cierta el volumen del 'stock' de pisos sin vender y el paro sigue siendo "un factor limitativo" para la adquisición de viviendas. Andrés Velázquez [email protected]