• Aunque las fiiales australiana y alemana aporten buenas noticias, los resultados del Grupo son débiles, por no decir malos.
  • Los ingresos descienden, la deuda pesa como una losa.
  • y lo que s peor, desciende el ebitda.
  • Pero Florentino manda más que ayer y menos que mañana.
Para un atlético de pro resulta extremadamente sencillo criticar a Florentino Pérez y la posibilidad de gritar a los cuatro vientos que las actividades de ACS se han desarrollado gracias a las negociaciones en el palco del Bernabéu a lo largo de los últimos años, al menos en el momento álgido del gasto político y la obra civil desatada. Lamentablemente, en la actualidad las cosas han cambiado y, paradojas de la vida, donde ahora mismo desarrolla su pretemporada el Atlético de Madrid, en Australia, es donde ACS está encontrando sus oportunidades de negocio. El desplome de las acciones de su filial australiana CIMIC es una buena noticia ante la posibilidad de adquirir el 100% del capital, un antojo desde hace tiempo. Y es buena noticia, pese al desplome de los resultados respecto a lo esperado en su filial, un 28% menos y un 31% inferior a los datos de 2015, en el mismo periodo. A estas "alegrías" se suma el hecho de que Hotchtief (ACS), participada en un 66,54% por ACS, reconoce una ganancia de 140,3 millones en el primer semestre, un 30,3% más respecto a los datos del mismo periodo del ejercicio anterior, y un aumento del 37,8% en el trimestre. Este dato debe enmarcarse en una caída de los ingresos, pero con un aumento de los pedidos recibidos en más de 13.244,7 millones, un 11,7% más. De hecho van a construir un estadio en Los Ángeles o varias líneas ferroviarias en Reino Unido y Australia. Además en Estados Unidos tiene la oportunidad de unir dos islas artificiales en la bahía de Chesapeake a través de un túnel submarino de dos kilómetros de largo. 683 millones de proyecto. Todo ello buenas noticias. Hasta aquí lo bueno... porque los resultados que acaba de presentar ACS del primer resultados que acaba de presentar ACS del primer semestre, tampoco son nada del otro mundo. Por mucho que el titular en su presentación de resultados semestrales sea reconocer la ganancia de 388 millones de euros de beneficio neto en el primer semestre y pueda parecer una buena noticia -dinero es-, la evolución en el tiempo deja muchas dudas del negocio. El volumen de ventas se reduce en un 8,2% hasta los 16.287 millones, afectando a todas las áreas en general (construcción o servicios industriales), el Ebitda se reduce en un 6,9%, el Ebit se mantiene estable derivando en una reducción del beneficio neto atribuible del 4,7%. A todo ello hay que sumarle el aumento de la deuda neta total en 6,6% hasta los 3,741 millones de euros, y ello, como bien puntualiza, pese a haber invertido 766 millones de euros en incrementar la participación en Hochtief y CIMIC en el último año. De las cifras de aumento del endeudamiento, 233 millones de euros superior al dato de junio de 2015, 540 millones corresponden a financiación de proyectos, sin recurso para el accionista, que representa un 14% de la deuda total del grupo. Además, si se mira la evolución en el tiempo, la deuda desde el 2012 se ha visto reducida en un 67%, con una vinculación cada vez más pequeña de la deuda ligada a activos mantenidos para la venta. Actualmente sólo 193 millones frente a los 3.350 millones de hace cuatro años. Esto es un buen dato. Por ayudar un poco, el motivo de esta evolución de la cuenta de resultados debe enmarcarse en el efecto del tipo de cambio en los países de referencia. La caída del dólar australiano en un 6% y la del peso mexicano en un 18% no ayudan. Además, en el primer trimestre efectúo la venta de los activos de energía renovable; la discontinuidad de actividad explica que el Ebitda comparable haya aumentado en un 7,8% y el beneficio neto atribuible, un 0,2%. En definitiva, menores extraordinarios respecto al periodo anterior. El negocio de ACS tiene cada vez un matiz más internacional y lo somete a los envites de los mercados financieros. América del Norte representa un 44% de las ventas; Europa, un 25%; Australia, un 13% y el resto, un 18%, por lo que en total el 83% de las ventas son de carácter internacional. Todo un éxito del Real Madrid. Por cierto, la cartera de pedidos se ha visto incrementada en un 3,3%, y en datos comparables, en un 6,1%. Pero, al final, hasta la bolsa, siempre amable con Florentino, le ha vuelto la espalda. Quizás por eso, porque ACS se debilita cada día pero Florentino está más fuerte cada día. Rodrigo de Silos [email protected]